viernes, abril 20, 2012

Captura la Policía Ministerial a 5 secuestradores, en Atoyac

La Procuraduría de Justicia del Estado de Guerrero informó ayer de la captura de cinco individuos implicados en un secuestro cometido en agravio de un menor de edad en la comunidad de El Molote, municipio de Atoyac de Álvarez, el pasado 14 de febrero. Los detenidos son Angel Benigno Cruz, tío
del secuestrado; Alaín Reyes Herrera, Juan Barragán Díaz, Ignacio Nava Maldonado y José Martínez López, de los cuales éste último estuvo preso por el mismo delito hace un año en Chilpancingo. Los secuestradores pedían la cantidad de dos millones de pesos a cambio de respetar la vida del menor agraviado, aunque finalmente aceptaron quinientos veinticinco mil pesos, tras lo cual el menor fue liberado sano y salvo. Por estos hechos y derivado de las investigaciones, la Procuraduría General de Justicia del Estado detuvo a estas cinco personas, como probables responsables del secuestro. Los hechos ocurrieron el pasado 14 de febrero del año en curso, cuando el agraviado salió de su domicilio en compañía de su hermano menor, para dirigirse a la Comisaría Ejidal de la comunidad de El Molote, donde se reunieron con otras personas para trasladarse a una área de conservación de árboles que se encuentra a una distancia de una hora y media en vehículo. Por la tarde que regresaban a El Molote el chofer de la camioneta en que viajaban redujo la velocidad por lo accidentado del camino, cuando les salieron al paso tres hombres encapuchados que vestían ropa y botas de tipo militar, para exigirles que descendieran del vehículo y se tiraran al suelo, momento que aprovecharon para llevarse al menor con rumbo desconocido. Sobre estos hechos, en su declaración ministerial el indiciado Ángel Benigno Cruz manifiesta que Martínez López le dijo estar necesitado de dinero, por lo que le propuso el secuestro de su sobrino, a lo que finalmente accedió. Benigno Cruz era el presidente del Comisariado Ejidal y dijo a su cómplice que sí contaba con recursos económicos en una cuenta mancomunada de los comuneros, y que existía un fondo de un millón setecientos mil pesos, aproximadamente. Martínez López dijo que después del secuestro harían saber a los integrantes del Comisariado Ejidal acerca del secuestro para que apoyaran a la familia y fuese el comisariado quien pagara el rescate, y que de ahí se repartirían el dinero. Para que no hubiera sospechas acordaron que antes de perpetrar el secuestro, Benigno Cruz diría a los ejidatarios que estaba recibiendo amenazas de una persona desconocida que le exigía dinero. Y así fue. Ocho días antes del cometer el secuestro, Benigno Cruz realizó una asamblea con todos los ejidatarios para informarles que estaba recibiendo llamadas de una persona del sexo masculino que me exigía que le entregara dos millones de pesos o de lo contrario irían por mi cabeza y para aparentar que esto era cierto se levantó un acta para justificar lo que les había dicho, todo esto lo planeamos con José Martínez López y Manuel Cárdenas Moreno, quien vive en la ciudad de Zihuatanejo”, refiere en su declaración ministerial. Después de esto, la hora y el lugar del secuestro también fue acordado y después, Benigno Cruz simuló estar enterado de lo sucedido estando en la comisaria del pueblo, “sin embargo actúe de manera normal como si no supiera nada”, señala y narra que llamó a una reunión con integrantes del comisariado para decirles que se apoyaría a la familia, por lo que se trasladó en compañía de ejidatarios a la ciudad de Acapulco a retirar un millón de pesos en efectivo, sin embargo el retiro por esa cantidad no se logró y sólo obtuvieron la suma de setecientos mil pesos a través de un cheque. En su declaración ministerial, Alaín Reyes Herrera acepta conocer al menor agraviado y también a Marcelino Hernández Martínez, quien lo invitó a participar en el secuestro, para posteriormente pedir un pago de rescate. Refiere que le darían una parte del dinero obtenido sin decir cuánto y que finalmente aceptó participar. Acepta que, junto con Marcelino, se pusieron de acuerdo que el día 14 de febrero, aproximadamente a las seis de la tarde llevarían a cabo el secuestro. Al llegar al lugar de reunión se encontraba Juan Barragán Díaz, Joaquín Teodoro “n”, y Marcelino Hernández Martínez y el yerno de Joaquín Teodoro, todos vestidos de tipo militar y con armas de diversos calibres. Relata Reyes Herrera que después del secuestro, escondieron las armas en la maleza, cerca de donde lo habían realizado, tomando cada uno de ellos diferentes rumbos para evitar sospechas, aunque dijo desconocer cómo se llevaron a cabo las negociaciones del pago de rescate. Por el “trabajo” recibió cinco mil pesos por parte de Marcelino Hernández Martínez. Las declaraciones de los detenidos coinciden en la forma en que se realizó el plagio y en quiénes participaron. Los indiciados serán remitidos al Juez correspondiente quien determinará su situación legal. Lo declarado por los detenidos está asentado en la averiguación previa FEICS/018/2012.

No hay comentarios.: