lunes, julio 25, 2016

Condena la dirigencia del PRD el asesinato de Soto Duarte y demanda se haga justicia

El dirigente estatal del Partido de la Revolución Democrática (PRD), Celestino Cesáreo Guzmán, condenó ayer el artero asesinato del alcalde Pungarabato (Ciudad Altamirano), Ambrosio Soto Duarte, e hizo un llamado al gobierno federal para que tome en sus manos la investigación del
crimen.
A manera de reproche, el dirigente estatal perredista expresó que de manera “infructuosa y desesperadamente”, el presidente municipal de Ciudad Altamirano pidió y reclamó el apoyo del gobierno estatal y federal, y denunció las amenazas de que fue objeto, aunque “hoy al igual que miles de guerrerenses, cayó víctima de la violencia que ningún nivel de gobierno ha logrado detener, convirtiendo a nuestra entidad en ejemplo de la inoperancia de la estrategia federal”.
Destacó asimismo, que en el Congreso del Estado los diputados locales perredistas han solicitaron la comparecencia del Gabinete de Seguridad Pública del estado, aunque lamentablemente no ha habido eco a esa propuesta, por lo que insistió en su llamado al gobierno para que dé a conocer la estrategia de seguridad pública que se aplica en Guerrero para combatir la inseguridad pública y la violencia
Expresó que “la crisis de inseguridad que vive Guerrero no es producto de la casualidad ni de un destino fatal y como Partido de la Revolución Democrática no le apostamos al colapso de la vida de las instituciones de Guerrero, pero hoy más que nunca lanzamos un ya basta a la indolencia para atacar de manera decidida el flagelo de la delincuencia que nos azota, y que hoy una vez más llena de luto las filas del PRD”.
Además, enfatizó su llamado al gobierno de la República: “hacemos un enérgico llamado al gobierno federal para que tome en sus manos la investigación del asesinato de nuestro compañero Ambrosio Soto Duarte, y que muestre con resultados creíbles que Guerrero no es una tierra de anarquía e impunidad”.
Ambrosio Soto Duarte fue asesinado aproximadamente a las diez y media de la noche del pasado sábado, cuando regresaba de San Juan Huetamo, estado de Michoacán a Ciudad Altamirano después de haber acudido a supervisar uno de sus negocios particulares. En esos hechos también murió su chofer Omar Macedonio, mientras que dos policías federales que lo custodiaban resultaron heridos de bala.
Hace unos días, el presidente municipal de Ciudad Altamirano propuso que la población debía de armarse para hacer frente a la delincuencia organizada. (Baltazar Jiménez Rosales)

No hay comentarios.: