viernes, julio 29, 2016

Evangélicos demandan abolición de matrimonios igualitarios

La Iglesia Nacional Presbiteriana de México inició en Guerrero la recolección de firmas entre sus feligreses, mismas que pretenden utilizar para presentar una iniciativa de Ley ante el Congreso de la Unión que evite la legalización de los matrimonios entre personas de mismo sexo, a nivel nacional
esta asociación religiosa cuenta con dos y medio millones de fieles y para presentar su iniciativa requieren de al menos un millón de firmas cotejadas y validadas por el Instituto Nacional Electoral.
Los religiosos reparten en todos los templos  del presbiterio hojas en las que se estipula que están en contra de la iniciativa que reforma, adiciona y deroga diversas disposiciones de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos del Código Civil federal y otros ordenamientos legales con los que se busca considerar como matrimonio la unión de personas del mismo sexo y sustituir el término de marido y mujer por el de los cónyuges.
Por eso en su calidad de ciudadanos mexicanos se encuentran a favor de la "familia natural", formada entre un hombre y una mujer y el único vínculo que garantiza la preservación de la especie humana.
En la carta que cada uno de los miembros de la Iglesia  Nacional Presbiteriana firmará y anexará los datos de su credencial para votar se estipula que "con base en los instrumentos internacionales firmados por México, el estado tiene la obligación de garantizar el derecho a la vida, si este derecho no se respeta, no puede garantizarse ningún otro derecho. El matrimonio entre un hombre y una mujer es la única institución humana y medio para la preservación de la vida".
Indica que cualquier otro marco legal que garantice algún tipo de sociedad diferente, únicamente deberá incluir la protección hacia el individuo, de conformidad con lo establecido en las leyes y no podrá llamarse matrimonio para diferenciarlo de la figura jurídica que ya designa la unión entre un hombre y una mujer.
Los presbiterianos consideran que reducir la institución del matrimonio a un mero contrato generador de derechos, con el fin de congraciarse con un grupo de personas y permitirles la adopción, es atentar contra el Estado mismo ya que este siempre debe velar por los intereses superiores, que para este caso son el bien ser y el bien estar de la primera etapa de todo ser humano llamada infancia.
Recalcan que el Estado debe velar por los Derechos Humanos de todos los individuos, "respetando la heterosexualidad porque de otro modo se provocarían impactos emocionales irreversibles en la sociedad lo que además gesta un problema futuro de salud pública".
De acuerdo con la estimación de la Iglesia Nacional Presbiteriana en el país se juntarán dos millones de firmas de miembros de esta asociación religiosa y se entregarán al Congreso de la Unión que deberá solicitar al Instituto Nacional Electoral que valide las firmas y se confirme que son más del millón que se requieren para presentar la iniciativa ciudadana, y obligar al Congreso a tomar en consideración la postura de este sector poblacional.

"Siendo México un país democrático, me uno a la exigencia,  de que la voz mayoritaria sea tomada en cuenta en una decisión trascendental en la historia del País y sus familias que lo integran; en donde se reconozcan plenamente los derechos individuales, pero sobre todo los colectivos, en donde impere el bien común de la sociedad", señala la carta que habrán de firmar todos y cada uno de los promotores  de esta iniciativa. (Por Abel Miranda Ayala)

No hay comentarios.: