miércoles, julio 06, 2016

Gestiona Héctor Astudillo el regreso de más de dos mil policías federales a Guerrero

Ante el repunte de los hechos de violencia en la entidad, el gobernador Héctor Astudillo Flores acudió ayer a la Ciudad de México a gestionar ante la Federación el regreso de los elementos de la Policía Federal.
En una conferencia de prensa que ofreció antes de partir a la Ciudad de México, el mandatario estatal también solicitó a los maestros disidentes aglutinados en las dos fracciones en que está dividida la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación de Guerrero (CETEG) a que no boqueen las carreteras y autopistas del estado en estos días previos al inicio de la temporada vacacional de verano y por su parte reiteró que su gobierno actuará con prudencia con el fin de no generar una confrontación con el magisterio en las movilizaciones que lleva cabo en su lucha contra la reforma educativa.
En primer término, en cuanto a su gestión para que regresen los elementos de la Policía Federal a Guerrero, indicó que su intención es buscar por todos los medios que vuelvan los más de dos mil elementos policiacos que fueron enviados a combatir las movilizaciones a Oaxaca y Chiapas.
Y es que insistió en que un factor que influyó para que en algunos puntos del estado se hayan presentado homicidios dolosos y algunos otros delitos fue precisamente el retiro de los policías federales de Guerrero.
Por tal motivo señaló que si no puede lograr que regresen los más de dos mil policías federales que estaban en Guerrero hasta hace aproximadamente 20 días, cuando menos que vuelva una parte importante, pues reconoció que la Policía Federal “ha ayudado mucho a Guerrero, y ha venido a cumplir un papel en muchos lugares funciones que deberían tener las policías municipales, entonces por eso cuando se va la Policía Federal es cuando se siente, y es un tema que trataré en la Ciudad de México”.
Y agregó: “el estado necesita a la Policía Federal, por eso es muy importante que el gobernador haga lo que tenga que hacer para que el gobierno federal, aun entendiendo que hay un conflicto en otros estados cercanos, también tenga claro que nosotros mismos reconocemos que no tenemos la suficiente fuerza de la Policía Estatal para resolver los problemas que existen en algunos municipios relacionados precisamente con los índices delincuenciales”.
Llamado a la CETEG
Respecto al conflicto magisterial, Astudillo Flores reiteró que su gobierno actuará con prudencia para evitar confrontaciones con el magisterio movilizado en busca de lograr la derogación de la Ley de Educación.
Además le pidió a la CETEG que en estos días previos al inicio del periodo vacacional de verano eviten bloquear las carreteras y autopistas del estado, ya que en Guerrero “somos más de 3 millones de habitantes y al bloquear los accesos lo único que nos va a traer es más atraso y más conflictos de los que ya tenemos”.
Destacó que el hecho de que su gobierno busque ser prudente y responsable ante el conflicto magisterial no quiere decir que vaya a dejar de aplicar la ley, sino que se trata de entender el problema que se vive en una parte importante del país, sobre todo en los estados del sur que han vivido circunstancias muy difíciles derivado del conflicto del magisterio.
Reconoció que Guerrero no escapa al conflicto magisterial, aunque resaltó que no presenta las dimensiones que tienen los estados de Oaxaca y Chiapas y abundó que aun cuando en estos momentos esta entidad suriana no es el primer lugar en este problema, como gobernador tiene que ser muy cuidadoso en cuanto al trato que le tiene que dar, ya que el hecho de no ejercitar las órdenes de aprehensión en contra de los maestros movilizados que han perpetrado actos vandálicos y destrozado e incendiado oficinas, “no es un asunto  de no aplicar la ley ni de fomentar la impunidad, sino que es un asunto de tener cuidado con el tema”, remarcó.
Refirió que como gobernador del estado le queda claro “que los guerrerense tienen muy presente la etapa difícil que todavía no superamos en su totalidad, y que está relacionada con los asuntos que tiene que ver con de Iguala y Ayotzinapa, que están todavía ahí en el reclamo social”.
Insistió en que está consciente de este problema, pero también lo está del daño que este conflicto y las movilizaciones le causan al empleo, al comercio, a la hotelería, al transporte.
Por lo anterior, el titular del Poder Ejecutivo Estatal reiteró su llamado a la CETEG para que no bloquee las carreteras y autopistas del estado. (Baltazar Jiménez Rosales)

No hay comentarios.: