jueves, julio 07, 2016

Nos “ahogamos” en basura y ni para cuándo se habilite el relleno sanitario

Si la ciudadanía considera que en la capital del estado el servicio de recolección de basura es por demás deficiente, en otras palabras: se ahoga en basura, la situación va para peor, ya que mientras las autoridades ambientales ya le enviaron una nueva notificación al Ayuntamiento acerca de que debe
cerrar a la voz de ya el actual basurero a cielo abierto, trascendió que los habitantes de la comunidad de Matlalapa, municipio de Tixtla, “están montados en su macho” —así dijeron— y no permitirán que los deshechos se tiren en la “celda emergente” que se construye en lo que será el relleno sanitario.
Fuentes dignas de todo crédito revelaron a este reportero que por esta situación Chilpancingo se encuentra inmerso en un “gravísimo problema ambiental”, puesto que las procuradurías Federal y Estatal de Protección al Ambiente (Profepa y Propeg, respectivamente), además de las Secretarías del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat y Semaren) ya emitieron sendos dictámenes a través de los cuales señalan que el actual basurero a cielo abierto ubicado al sur de la ciudad, cerca de la colonia La Cinca, se encuentra “hasta su máxima capacidad y no puede recibir más basura”.
Esta situación no representaría mayor problema si se toma en cuenta que en el predio ubicado en terrenos de Matlalapa, municipio de Tixtla, a orillas del Libramiento Tierras Prietas-Tixtla, ya está en construcción una “celda emergente” para comenzar a tirar la basura que se genere en Chilpancingo.
El problema es que por más que las autoridades municipales han tratado de convencer a los habitantes de esa localidad, nada más no han podido convencerlos de que la construcción del relleno sanitario en ese lugar no representa riesgo alguno para ellos.
Es más, dijo la fuente de este reportero, “están montados en su macho” y ya advirtieron que no permitirán que la basura de Chilpancingo sea depositada en esa “celda emergente” que se construye en ese predio que tiene una extensión  superior a las 60 hectáreas.
Este conflicto social por la basura amenaza con crecer en Chilpancingo, toda vez que los habitantes de la colonia La Cinca, por su parte, desde hace muchos años comenzaron a exigir el cierre y saneamiento del basurero a cielo abierto, por el grave foco de contaminación que representa pues además de los fétidos olores que se respiran la fauna nociva en sus inmediaciones es abundante, por lo que no se descarta que en cualquier momento cierren una vez más el acceso a ese lugar. (Baltazar Jiménez Rosales)

No hay comentarios.: