miércoles, agosto 24, 2016

Defiende Cabildo de Tixtla su posición sobre el relleno sanitario de Matlalapa

Tixtla, Gro.—  Si hay un rechazo tajante al proyecto del relleno sanitario intermunicipal en Matlalapa, es porque el alcalde Marco Antonio Leyva "no le dio importancia" a las advertencias por el malestar de pobladores de esa comunidad, y porque a "escondidas" y "por sus pistolas"
construyó la celda de almacenamiento de ese proyecto, sin los permisos de construcción y cambio de uso de suelo de las autoridades de Tixtla.
Lo anterior lo afirmó el alcalde perredista de este municipio, Hossein Nabor Guillén, en una conferencia en la Sala de Cabildo, donde incluso acusó a Leyva Mena de haber violado la autonomía del municipio que gobierna, pues sin la autorización ordenó la construcción de una celda de ese proyecto de relleno. "Es como si dijera ´por mis pistolas, porque es mi terreno, voy a abrir una cantina frente a una escuela, por mis pistolas voy a abrir una gasolinera frente a una escuela´, eso no se puede, tiene que pedir permiso al Ayuntamiento".
El alcalde de Tixtla informó que antes de que tomaran protesta como autoridades municipales de Tixtla, en enero de este año, buscaron al edil de la capital, el que “por sus múltiples ocupaciones nos recibió un mes y medio después, y le dijimos de la preocupación de que Matlalapa no quería el relleno sanitario y que debía ser atendido para evitar un conflicto mayor".
"Primero la gente no lo quiso por el tema ecológico, porque es una zona protegida, en ese lugar no se siembra, se protege a los venados y es un sitio que colinda con Zumpango", explicó.
Recordó que en abril el gobernador Héctor Astudillo Flores había programado acudir con el alcalde de la capital al relleno, pero se enteró que había una protesta y declinó ir al lugar, a donde sólo fue Leyva Mena y la diputada federal Beatriz Vélez. "Ahí la comunidad les dejó en claro que no los iba a dejar pasar, eso encendió las luces rojas y de ahí empezó un diálogo más fluido con mi homólogo de Chilpancingo; nos habló de las bondades pero vimos inconsistencias, y la principal es la cantidad de basura que genera Chilpancingo, son 250 toneladas al día, cuando nosotros generamos de 7 a 10 toneladas diarias, es un mar de diferencia, (eso) no nos gustó".
"Tampoco nos gustó que nos hayan dicho que la planta procesadora tardaría un año y ocho meses en instalarse. No es un tema que el presidente haya decidido politizar, (aunque) ya se politizó socialmente hablando, porque ya hay partidos, organizaciones sociales y vecinos de Tixtla, por ello y por unanimidad el Cabildo decidió decir no al relleno", añadió.
Y acusó a Leyva Mena de haber "violado la autonomía municipal de Tixtla, porque es cierto que el municipio de Chilpancingo es dueño del predio que le compró a un particular, pero también es cierto que debieron haber solicitado al municipio de Tixtla la autorización del cambio de uso de suelo, solicitar la licencia de construcción del relleno, y no lo hicieron, además ya hubo una afectación sólo por construir la celda para el relleno".
El alcalde lamentó que el alcalde de Chilpancingo no le haya dado importancia, “se dieron cuenta dos meses y medio después, nos quieren echar la culpa, que somos ignorantes, que somos la cuadrilla de Tixtla porque decimos no al relleno, pero nos debemos al pueblo, y si hiciéramos un ejercicio de plebiscito, el 95 por ciento de la población le dice no al relleno".
Advirtió que en caso extremo, "podemos clausurar la obra; efectivamente la propiedad es del municipio, la licencia de construcción, el cambio de uso de suelo, no nos consultaron, y la gota que derramó el vaso es que la obra ya estaba hecha, sin consultarle a la localidad, al Cabildo, se pasaron por el arco del triunfo al Cabildo. No hay municipio que valga más que el otro, todos valemos lo mismo, no clausuramos porque el problema puede confrontar más".
En ese sentido, subrayó que como autoridad tienen listo un "recurso legal", si insisten en la construcción del relleno sanitario. "Construyeron la celda y usurparon a la gente de la comunidad que no se enteró, no se dio cuenta. Podemos clausurar y nos confrontamos más, pero somos amigos, compañeros, homólogos, si clausuramos generaríamos un conflicto más, pero si el conflicto se agudiza llegaremos al extremo de clausurar esa obra".
Dijo que no ha platicado con el gobernador Héctor Astudillo Flores para hablar del tema; "él ha sido muy respetuoso, ha fijado postura y cuando fue presidente municipal de la capital resolvió el problema de la basura. Nos dijo que nos pongamos de acuerdo con el presidente y seremos responsables y seguiremos platicando", finalizó. (www.agenciairza.com)

No hay comentarios.: