jueves, agosto 25, 2016

En San Vicente siguen esperando la ayuda a tres años de “Ingrid y Manuel”

*Les dijeron que en el predio Coapanguito SEDATU edificaría 568  
 casas;  ya habitan ahí, pero en improvisadas barracas de madera.

El  dirigente de la Asamblea Popular de los Pueblos de Guerrero, Nicolás Chávez Adame, denunció que a más de 3 mil familias damnificadas de comunidades de la sierra de Chilpancingo no les han entregado las casas que les prometió el gobierno federal mediante la Secretaría de
Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu), las viviendas siguen sin ser edificadas en el predio denominado Coapanguito.
Dicho predio fue habilitado para reubicar a las familias damnificadas de San Vicente, dio Chávez Adame, quien explicó que el delegado federal de la SEDATU, José Manuel Armenta Tello no ha acudido a revisar el predio donde se supone serán construidas las 568 viviendas destinadas para las familias que habitan en la comunidad de San Vicente, la cual fue declarada de alto riesgo en el 2013 por el Centro Nacional de Prevención de Desastres (CENAPRED).
Nicolás Chávez denunció que a casi tres años de los daños provocados por la tormenta Manuel y el huracán Ingrid, los gobiernos federal y estatal no entregan las viviendas a los damnificados a pesar de que se encuentran en el padrón de beneficiarios, y que nada más se echan la bolita unos a otros.
Recordó que la comunidad con más familias damnificadas es San Vicente y el gobierno federal les prometió reubicarlos en el paraje conocido como Coapanguito, pero a la fecha no ha ocurrido y las familias han construido sus viviendas con sus propios recursos, pero las autoridades, simple y sencillamente,  hacen caso omiso para poder solucionar el problema.
Chávez Adame calificó de “lamentable” el hecho de que el gobierno federal asegure que Guerrero ya resolvió los problemas y demandas originados por las contingencias de 2013; “es una mentira el argumento que ofrecen pues la realidad demuestra lo contrario”.
El dirigente subrayó que por la inconformidad de los pobladores, en Guerrero podrán formarse un solo bloque de damnificados para evidenciar que los tres niveles de gobierno han incumplido en este rubro. Donde adelantó que en los próximos días se prevé llevar a cabo movilizaciones en coordinación que forman parte del bloque de 28 organizaciones sociales.
Chávez Adame precisó que San Vicente fue declarada como zona de alto riesgo desde el 2013, y que su población es de más de 3 mil habitantes, pero las autoridades los tienen en el olvido.
En cuanto al fraccionamiento El Mirador, Chávez Adame subrayó que los damnificados organizados en la APPG siguen sin servicios básicos como agua potable, luz eléctrica permanente, construcción de áreas verdes, la pavimentación de calles, entre otras necesidades, por igual están en el olvido. (ANG)

No hay comentarios.: