miércoles, agosto 31, 2016

Más de tres mil 500 familias afectadas por “Manuel” e “Ingrid” esperan apoyos

A tres años de la tormenta tropical “Manuel” y el huracán “Ingrid”, que causaron devastación principalmente en Guerrero, cuando menos en el municipio de Chilpancingo hay todavía más de tres mil 500 familias de varias comunidades rurales que no han sido reubicadas y viven en zonas
de alto riesgo, afirmó el dirigente de la Asamblea Popular de los Pueblos de Guerrero (APPG), Nicolás Chávez Adame.
El problema, indicó el líder social es que como viven en zonas inestables, estas familias corren el riesgo de perder lo poco que tienen, incluso la vida, en cada aguacero que se registra, debido al reblandecimiento del terreno.
Entre las comunidades que siguen en espera de los apoyos del gobierno federal, apuntó Chávez Adame, se encuentran San Vicente, El Fresno, Coapango, Coapanguito, Agua Hernández, Rincón de Alcaparrosa, Chautipan, La Soledad, Las Joyitas, Amojileca y Azinyahualco, entre otras.
Refirió que únicamente en Coapanguito sigue en espera de que se comience la construcción de 578 casas para las familias que resultaron damnificadas en San Vicente, comunidad que todavía está en situación de riesgo por su ubicación.
No obstante, los damnificados no han recibido apoyo alguno, sólo promesas: “delegados van y delegados vienen de la Secretaría de Desarrollo Territorial y Urbano (SEDATU) y las cosas siguen igual, pero esto no solamente ocurre en San Vicente sino a nivel estatal”, expresó.
Además, mencionó, fueron varias las empresas que defraudaron tanto al gobierno como a los propios damnificados, ya que las casas que edificaron tienen serias deficiencias, por lo cual el riesgo es mayor para las familias que ya recibieron sus viviendas, pues están en una trampa que puede causarles un daño mayor.
Nicolás Chávez expresó que tanto funcionarios federales como las empresas constructoras que tuvieron a cargo la construcción de viviendas cometieron una “enorme ratería”, pero lo más grave es que la hicieron en agravio de familias de muy escasos recursos económicos, ya que “si bien fueron reubicadas les fueron asignadas viviendas de mala calidad, con lo que hubo un robo entre políticos y le robaron al que menos tiene”.
Dijo que son más de tres mil 500 las familias damnificadas por “Manuel” e Ingrid” que siguen en espera del apoyo. (Baltazar Jiménez Rosales)

No hay comentarios.: