jueves, agosto 25, 2016

Portaban cascos “ornamentales” los policías abatidos en la sierra

Elementos de la Policía Estatal que se encuentran acantonados  en el Cuartel de Puerto del Gallo, denunciaron ante el gobernador del Estado que la muerte de tres sus compañeros en una emboscada el pasado martes, se debió principalmente a la falta de atención a demandas de
falta de equipamiento desde vehículos, armamento, municiones, equipo de radiocomunicación y otros aditamentos.
"Los cascos que traemos no son balísticos, son imitaciones de fibra de vidrio que normalmente se usan como ornamento en desfiles, pero para los operativos se deben usar cascos de Kevlar, para detener las balas como la que impactó el cráneo de uno de nuestros compañeros, luego de que su casco fuera perforado".
Los quejosos, quienes por temor a represalias pidieron omitir sus nombres, denunciaron que las camionetas que quedaron averiadas tras la agresión son unidades que tiene alrededor de 10 años de servicio, pues se adquirieron durante el gobierno de Zeferino Torreblanca Galindo, después de eso no han adquirido ni una sola unidad para la región.
Acusaron también que muchas de las balas que llevaban sus compañeros han sobrepasado su fecha de caducidad y por ello se duda de la efectividad que pudieran tener al repeler el ataque, "todo esto son cosas que ya hemos denunciado ante nuestros mandos de manera previa por escrito, pero lamentablemente tuvo que pasar un hecho tan lamentable para que el gobernador y otros funcionarios pudieran ver un poquito a la sierra y ahora falta que realmente nos hagan caso y mejoren la infraestructura".
Otro problema con el que normalmente se enfrentan es la falta de personal, pues para toda la zona serrana se despliegan alrededor de 40 elementos de la corporación y en el cuartel sólo se dejan de dos a cinco  elementos de guardia, de tal forma que si llegaran a atacarlos no tendrían capacidad de repeler.
"Cuando estaba Zeferino Torreblanca nos dotaron de armas y personal, sin embargo poco a poco nos fueron quitando todo bajo el argumento de que no alcanzaba y se necesitaban las cosas y el personal en otro lado".
Precisó que los grupos de elementos se distribuyen a diversas partes y por la complicada orografía, lo dañado de los caminos y las distancias entre comunidades cuando un grupo pide apoyo, sus compañeros podrían tardar entre 4 y 10 horas en llegar a auxiliarlo, por ello hace falta una mejor distribución de la fuerza de reacción en toda esta zona.
Sobre el ataque al convoy de sus compañeros, indicó que los miembros de este grupo delincuencial son fácilmente localizables, pues se trata de un grupo que se hacen pasar por policías comunitarios pero en realidad son miembros de la delincuencia organizada y actúan cerca de la comunidad de Corral de Piedra. (Por Abel Miranda Ayala)

No hay comentarios.: