miércoles, septiembre 28, 2016

En el aumento a la tarifa del transporte público no se toma en cuenta el salario



El director de la Comisión Técnica de Transporte y Vialidad del gobierno estatal, Miguel Ángel Piña Garibay, informó que en la elaboración de los estudios socioeconómicos que se realizan para determinar los aumentos a las tarifas del transporte público no se toma en cuenta el incremento al salario mínimo sino
aspectos como la calidad de las calles de la ciudad en cuestión, el tipo de transporte, el combustible que utilizan y el alza en llantas y refacciones, pero nada más.
Asimismo, si bien afirmó que el desmedido incremento en la tarifa del transporte público de la ciudad de Iguala —fue de casi un 17 por ciento— está justificado, el funcionario estatal dijo desconocer que en la vecina localidad de Tixtla ya aumento el pasaje de cinco a seis pesos.
Piña Garibay fue entrevistado el mediodía de ayer después de que sostuvo una reunión con diputados locales y transportistas de la ciudad de Tlapa que lo acusaron de solapar irregularidades y anomalías de los concesionarios de taxis del tipo mixto-domésticos.
Ahí, cuestionado acerca de los aspectos que se toman en cuenta en el estudio socioeconómico para autorizar o rechazar los aumentos en las tarifas del transporte público, el director de la Comisión Técnica de Transporte y Vialidad fue puntual al señalar que en eso no se toma en cuenta el incremento salarial.
Reiteró que lo que se toma en cuenta para aumentar las tarifas o en caso contrario rechazarlo son otras cuestiones: “Los estudios realizados a efecto de autorizar las tarifas se hacen en relación a las condiciones, el tipo de servicio, el tipo de carretera, el tipo de combustible que utilizan, distancia y tiempo”.
El funcionario estatal insistió en que el aumento a las tarifas del transporte público no es en relación al aumento al salario.
—El problema es que el aumento va en detrimento de la economía familiar, se le inquirió.
—Bueno, todo aumento va en contra de la economía; aumenta el dólar y no se están fijando si aumenta el salario mínimo o no; aumenta la gasolina, los combustibles, las llantas y los productos de la canasta básica a pesar de que tienen un mayor control, si no, no tuviéramos el pollo a 140 ó 150 pesos.
De esta manera, el funcionario estatal afirmó que sí está justificado el aumento de casi el 17 por ciento a la tarifa del transporte público en la ciudad de Iguala, a pesar de que la ciudadanía se manifestó en contra.
Piña Garibay confirmó asimismo que para el caso de Chilpancingo ya se realiza el estudio socioeconómico correspondiente para aumentar la tarifa del transporte público, el cual de igual manera no tomará en cuenta el aumento salarial sino las condiciones en que se encuentran las calles, el estado de las unidades y el incremento a las refacciones y el combustible, sin embargo dijo no saber cuándo se terminará de realizar. (Baltazar Jiménez Rosales)

No hay comentarios.: