miércoles, septiembre 21, 2016

La remoción del representante del PRD mete en un brete a su dirigencia estatal



El “pleito casado” que se traen los compadres David Jiménez Rumbo, líder del Grupo Guerrero, y el presidente del Comité Ejecutivo Estatal del Partido de la Revolución Democrática (PRD), Celestino Cesáreo Guzmán, llegó ya a los tribunales electorales, toda vez que la Comisión de Garantías y Vigilancia del
Comité Ejecutivo Nacional fue obligada por el Tribunal Electoral del Estado (TEE) a resolver una controversia por la presunta remoción irregular de Ramiro Alonso de Jesús como representante de ese instituto político ante los órganos electorales local y federal.
En este sentido, el aludido Ramiro Alonso de Jesús, quien de buenas a primeras dejó de acudir a las sesiones del Consejo General del Instituto Electoral y de Participación Ciudadana (IEPC), y en su lugar asiste Misael Medrano Baza, expresó que su remoción como representante del PRD ante los órganos electorales local y federal se debió a las diferencias que hay entre las “tribus” que hay al interior del partido del Sol Azteca, principalmente al pleito que se traen Celestino Cesáreo Guzmán y David Jiménez Rumbo.
Y es que dijo que por las críticas y acusaciones que ha hecho David Jiménez Rumbo, líder del Grupo Guerrero —corriente a la que pertenece Ramiro Alonso—, Celestino Cesáreo Guzmán determinó de manera unilateral removerlo de la Representación del PRD ante el IEPC y el Instituto Nacional Electoral (INE): “fue una cuestión de venganza y de revancha política en contra del dirigente del Grupo Guerrero, tomando en cuenta que fui propuesto por ese grupo como parte del equilibrio entre los grupos políticos”.
En este sentido, indicó que de acuerdo a los estatutos del PRD, antes de removerlo de la Representación del PRD ante los órganos electorales, Celestino Cesáreo debió haber cumplido con todo un protocolo como el “convocar a una sesión del Comité Ejecutivo Estatal para deliberar sobre ese tema, y analizar el papel que desempeñé, pero además que hubiera elementos para que procediera la sustitución, lo cual no se hizo”.
Es más, afirmó que el dirigente estatal del PRD falseó la mencionada reunión, ya que hay más de tres integrantes del Comité Ejecutivo Estatal que afirman que nunca hubo tal sesión”.
Ante ese hecho, David Jiménez Rumbo, como líder del Grupo Guerrero interpuso un juicio electoral ciudadano ante el TEE para proteger los derechos políticos de Ramiro Alonso de Jesús, de tal forma que el órgano jurisdiccional ordenó a la Comisión de Garantías y Vigilancia del CEN del PRD resolver la controversia y rendir un informe al órgano jurisdiccional para que en su momento emita la sentencia que corresponda.
Así las cosas, el dirigente estatal del PRD está emplazado a presentar tanto la convocatoria de la sesión del Comité Ejecutivo Estatal en la que presuntamente se determinó remover a Ramiro Alonso como su representante ante los órganos electorales, como la orden del día correspondiente y el acta debidamente firmada por todos los integrantes. (Baltazar Jiménez Rosales)

No hay comentarios.: