martes, septiembre 27, 2016

Los ataques contra el Palacio de Gobierno llevaban la intención de provocar: Astudillo



El gobernador Héctor Astudillo Flores reiteró ayer su solidaridad para con los padres de los 43 normalistas desaparecidos y su exigencia de justicia, pero además que no haya ni perdón ni olvido por los lamentables acontecimiento ocurridos en Iguala hace dos años, en los cuales se registraron seis muertos y los estudiantes
que hasta el momento no aparecen, sin embargo, expresó que el ataque perpetrado el domingo pasado contra el Palacio de Gobierno fue un acto de provocación con la intención de generar un enfrentamiento para poder culparlo de las consecuencias.
Asimismo, en cuanto al ataque que sufrió por parte del senador perredista Armando Ríos Piter también este fin de semana pasado, el mandatario estatal reconoció que precisamente por su investidura está obligado a actuar con prudencia, responsabilidad y honestidad, pero también dijo tener el derecho de contestar y fijar posiciones “y eso fue lo que hice”.
En primer término, respecto al caso de los 43 normalistas desaparecidos, Astudillo Flores expresó: “reitero mi solidaridad absoluta con los padres de familia de los 43 desaparecidos” y apuntó que en particular acerca de este tema, su gobierno ha sido muy cuidadoso, responsable y tolerante.
Acerca del ataque del que fueron objeto tanto el Palacio de Gobierno como el Auditorio Sentimientos de la Nación, por parte de normalistas de Ayotzinapa y sus aliados de otras escuelas normales del interior del país, el gobernador calificó esa agresión como innecesaria ni correcta.
“La manifestación había concluido y aparecieron unos 20 jóvenes con una gran cantidad de artefactos explosivos dirigidos hacia el Palacio de Gobierno y los grupos de policías”, señaló.
Indicó que tales hechos tuvieron como propósito la provocación, “que la autoridad cayera en ella, que el saldo fuera trágico para culpar al gobernador y el gobierno”.
Por ello, dijo, el actuar de la Policía Estatal ante la agresión hacia los dos edificios públicos fue con el único objetivo de controlar la situación, pues afirmó que si bien su gobierno ha sido tolerante también tiene el cuidado de evitar excesos.
El accionar de los policías estatales, insistió, “no fue más que parar una agresión en contra del edificio y de los propios policías que lo resguardaban”, ya que ellos “también son guerrerenses y tienen familia, y si los policías no los estaban agrediendo no entiendo por qué los agredieron”,
En este sentido dijo que su llamado “será siempre a que la gente actúe con responsabilidad porque el gobernador no anda viendo cómo meter problemas o meterse en problemas, pero también el gobernador tiene que cuidar en todos los alcances que pueda tener, que no se de este tipo de circunstancias”.
Y remarcó: “no hay por qué violentar algo que de por sí viene de un acto de violencia como fue la desaparición de los 43”.
Incluso dijo que posteriormente “yo mismo di instrucciones que los jóvenes que fueron detenidos fueran entregados a la Comisión de Defensa de Derechos Humanos del estado”.
Respecto al tema de los 43 normalistas desaparecidos hace dos años tras los lamentables acontecimientos ocurridos en Iguala, Astudillo Flores reiteró que su planteamiento siempre ha sido que se “encuentre pronto una respuesta que de luz de lo que sucedió y dónde están los 43 jóvenes, esa ha sido mi posición, como gobernador soy el primero en decir que se haga justicia y que se diga qué pasó con los 43”.
Insistió en que “somos solidarios con ellos, estamos con ellos, con los padres de familia especialmente, en su dolor no acabamos de imaginar la tristeza que los debe embargar en la ruta de búsqueda de sus 43 hijos, pero el gobernador tampoco puede aceptar que agredan las instalaciones del gobierno y a los policías y nadie diga nada”.
Expresó que es importante que la Procuraduría General de la República continúe las investigaciones del caso, ya que “hay muchas cosas por hacer y lo más importante es saber qué sucedió con los 43 jóvenes desaparecidos y que haya justicia para los que fallecieron porque hay que recordar que fallecieron gente inocente, hay que recordar al joven futbolista, al operador del camión que inocentemente murieron lo cual es también un agravio para Chilpancingo y para todos los guerrerenses”.

Prudente, pero…

En cuanto a las críticas que recibió por parte del senador por el Partido de la Revolución Democrática (PRD), Armando Ríos Piter el gobernador Héctor Astudillo puntualizó que algo que no aceptará es que se le quiera dejar ver como el responsable de la violencia y de la delincuencia que agobia al estado, como pretendió hacerlo el legislador, pues “ni la violencia ni los delincuentes llegaron conmigo, y no es justo que alguien piense que soy responsable de todo lo que pasa en el estado”.
Y sobre la respuesta que le dio al legislador guerrerense el mismo fin de semana a través de su cuenta de Twitter, acotó que como gobernador está obligado a actuar con prudencia, responsabilidad y honestidad, pero “también estoy en mi derecho de contestar y fijar posiciones y lo que hice fue fijar una posición de algo que me parece inaceptable”.
Reconoció que en Guerrero hay un problema grave de inseguridad, el cual dijo “soy el primero en entenderlo y enfrentarlo, se han hecho una gran cantidad de acciones que debo de reconocer que no han sido suficientes, pero también no tengo la obligación de guardar silencio cuando tengo que fijar una posición”.
Destacó que como gobernador “lo que no he hecho ni trataré de hacer es echar culpas porque hacerlo sería tanto como tratar de entretener a la sociedad con algo que al final de cuentas tengo que hacer todos los días: enfrentar a la delincuencia, tratar de disminuir los índices delictivos, pero tampoco puedo aceptar que con una gran facilidad me quieran echar la culpa como si yo hubiera traído la violencia y sea responsable de la cantidad de delincuentes que hay en Guerrero”. (Baltazar Jiménez Rosales)

No hay comentarios.: