miércoles, octubre 05, 2016

Desalojaron del edificio Álvarez a maestros de CETEG y SUSPEG



Usando gases lacrimógenos y polvo de extintor, elementos de la Policía Estatal desalojaron a maestros de la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación y de la Sección XVIII del SUSPEG del edificio Juan Álvarez en pleno centro de esta capital, la acción generó alarma entre vecinos y comerciantes.
La toma del edificio inició alrededor de las nueve de la mañana, cuando los cetegistas de la región Montaña Baja y los maestros del SUSPEG se presentaron al inmueble y con un aparato de sonido portátil indicaron al personal que tendría que desalojar, los empleados acataron la orden y en menos de cinco minutos las oficinas quedaron vacías.
En el edificio se albergan las instalaciones de la Subsecretaría de Ingresos del gobierno estatal, el Registro Civil y la secretaría Técnica del Consejo Estatal de Seguridad Pública y todos abandonaron el inmueble sin oponer resistencia a la toma del inmueble.
Con esa acción los profesores pretendieron obligar al Gobierno del Estado a establecer una mesa de trabajo para  que se dé atención a su pliego de demandas que tiene que ver con temas de orden administrativo, puesto que las que tiene que ver con plazas y recursos económicos se atienden directamente con la Secretaría de Gobernación federal, dijeron.
Entre las demandas que se plantean está la garantía laboral para los maestros que se agrupan en el SUSPEG y quienes no son reconocidos en la nómina federal, también que se normalice la situación de los trabajadores administrativos, quienes la última quincena tuvieron problemas para obtener sus salarios.
Alrededor de las 9 y media de la mañana, al edificio se  presentaron una veintena de policías que iniciaron el desalojo marchando con sus escudos y desplazando con ello a los maestros, sin embargo hubo algunos profesores que empezaron a lanzarles cosas a los uniformados y cuando ya tenían la posesión del edificio  uno de los uniformados accionó un extinguidor, que generó una enorme nube de humo blanco y una enorme confusión.
Lo siguiente que se escuchó fueron un par de detonaciones del escopetín que lanza los cartuchos de gas lacrimógeno, después el caos reinó en el sitio, donde los maestros, en su mayoría mujeres, corrieron para todos lados buscando protegerse.
Los policías se posicionaron en la esquina que forman las calles Zaragoza y 16 de Septiembre, mientras que los maestros se reagruparon en la esquina de 16 de septiembre y Altamirano a donde llegaron más maestros de la CETEG que de acuerdo a su plan de acción les había tocado bloquear los edificios de la subsecretaría de Finanzas de la SEG, la dirección de personal de la SEG y la Contraloría interna.
Una vez reagrupados se acercaron a los antimotines para encararlos, insultarlos y retarlos a que volvieran a lanzar los gases ahora que ya había más maestros.
Al sitio llegó un representante de la Comisión Estatal de Defensa de los Derechos Humanos quien tomó conocimiento de los hechos y declaraciones de los maestros. (Por Abel Miranda Ayala)

No hay comentarios.: