jueves, octubre 06, 2016

Guerra sin cuartel a criminales, declara el gobernador Astudillo



*Es en Chilpancingo e Iguala donde operan los delincuentes
más peligrosos; el problema, más delicado que en Acapulco.

Baltazar Jiménez Rosales

A unos días de cumplir un año al frente del gobierno estatal, Héctor Astudillo Flores señaló que entre los principales logros de su administración se encuentra el que ya hay gobernabilidad en Guerrero estado al que calificó como muy complicado para gobernar, aunque dejó en claro que no dará ni un paso atrás en su
objetivo de que las cosas cambien e incluso habló de que en los próximos días habrá cambios en su gabinete
Asimismo, en el tema de la inseguridad expresó que decir que llegará “a cero” sería tanto como pensar que “todos aquí apoyamos a Trump”, pero además dijo que es diferente el problema de violencia que viven Acapulco y Chilpancingo, “porque aquí y en Iguala operan delincuentes más peligrosos”.
En la sesión del Grupo Cuicalli, un socio de esta organización le solicitó al mandatario estatal su intervención “ante la grave ingobernabilidad que vive Chilpancingo”, ante lo cual Astudillo Flores expresó que él quiere ayudar y trata de apoyar y poner de su parte, “pero lo que no puedo hacer es ser presidente municipal, pero quiero ayudar”.
Ayer, el gobernador del estado acudió como invitado a la sesión de esta organización de la sociedad civil de Chilpancingo ante cuyos  socios e invitados rindió una especie de “pre-informe” de gobierno, ya que habló de todos los ejes rectores en que se finca su administración.
A manera de ejemplo, Astudillo Flores citó que el presupuesto del estado se ha repartido con equidad, ya que además de que en todas las regiones hay inversiones, también las hay en todos los municipios, de los cuales, indicó, ya visitó 80 y que es Mártir de Cuilapan (Apango) al que le falta por acudir y el cual no ha visitado por el grave conflicto que vive, aunque anunció que asistirá antes de que su gobierno cumpla un año.
Cuestionado acerca de cuál es su principal logro, sin pensarlo mucho expresó que sin duda es la gobernabilidad que ya existe en la entidad, pues todas las instituciones funcionan normalmente a pesar de que tomó las riendas de la administración gubernamental en medio de un serio conflicto y prácticamente en una parálisis, toda vez que los últimos dos meses de la pasada administración prácticamente no operó e incluso él tuvo que solucionar varios conflictos antes de asumir la gubernatura de manera formal.
El mandatario estatal reconoció que en el marco de su primer año de gobierno sí habrá cambios en su gabinete e incluso aceptó que ya tiene algunos nombres tanto de los que se irán como de quienes llegarán a sustituirlos, aunque se cuidó muy bien de no dar ni nombres de quienes “no han jalado parejo”.
Un tema del cual durante toda la sesión se le cuestionó es el de la inseguridad, pero el cual nunca evadió, al contrario, expresó que decir que el índice de violencia en Guerrero llegará a cero “sería tanto como decir que yo y todos los que estamos aquí apoyamos a Trump”, candidato a la Presidencia de los Estados Unidos de Norteamérica.
Dijo asimismo que la violencia que se vive en Acapulco y Chilpancingo es muy diferente, pues afirmó que los delincuentes que operan en la capital del estado son más peligrosos que los del puerto, por lo cual dijo que lo que se tiene que hacer es “no darle cuartel a la delincuencia”.
Reiteró además que por sí solo, el estado no podría hacer frente al flagelo que representa la violencia y la inseguridad, ya que de manera obligatoria necesita del apoyo de la Secretaría de la Defensa Nacional y de la Secretaría de Marina Armada de México y en este sentido le hizo un reconocimiento a los elementos de la Policía Estatal, “porque van a todas”.
Respecto a los problemas sociales que vive Chilpancingo, en particular el tema de la basura y el relleno sanitario, Domingo Neri Celis, asistente a la reunión le pidió de manera particular a Astudillo Flores intervenir “en el grave problema de ingobernabilidad” que sufre la capital del estado.
A esto, Astudillo expresó: “Quiero ayudar, trato de ayudar, de  poner de mi parte, pero lo que no puedo hacer es ser presidente municipal, pero quiero ayudar…y aquí está mi amigo Mario Moreno (ex alcalde de Chilpancingo) que también conoce el tema”.
En particular acerca del tema de la basura y del relleno sanitario, Astudillo Flores señaló que es un problema muy viejo, el cual ya tiene que resolverse, aunque reconoció que Chilpancingo no tiene un terreno apropiado para la ubicación del sitio para la disposición final de los residuos sólidos, por lo que consideró que tiene que solucionarse “intermunicipalmente”, es decir, con la colaboración de los municipios de Eduardo Neri y Tixtla.

No hay comentarios.: