miércoles, octubre 05, 2016

Levantaron su protesta los policías municipales



Con un acuerdo en el que el Ayuntamiento se comprometió a entregar 7 mil pesos a cada policía municipal raso y no ejercer ningún acto de represalia en contra de los uniformados, ayer concluyó el paro de labores que los gendarmes iniciaron el lunes denunciando que les rasuraron el pago del retroactivo del incremento
salarial.
El lunes los policías se instalaron en plantón y acusaron al Coordinador de Enlace de Programa de Fortalecimiento para la Seguridad (FORTASEG), Julio Efraín Zúñiga Cortés, de ser quien está recortando los pagos que deben llegar a los uniformados.
Indicaron tener una lista en la que cada policía debería recibir 18 mil pesos en su pago de la segunda quincena del mes de septiembre porque ahí se les incluyó el retroactivo del incremento salarial, sin embargo el pago fue disparejo y algunos recibieron los 18 mil pesos otros solamente tres mil.
Para atender las demandas de los uniformados, se presentó Julio Efraín Zúñiga Cortés al cuartel de la policía, pero más que dialogar inició una discusión que terminó en un enfrentamiento a golpes en el que los policías sometieron al funcionario y lo esposaron a una silla.
En su segundo día de protesta, ayer martes el secretario de Seguridad Pública, Esteban Espinoza Montoya, les ofreció que entregaría 7 mil pesos a cada policía en dos pagos, la propuesta no fue aceptada y amenazó que este paro tendría repercusiones para quienes participan en él, además los emplazó a que se retiraran en una hora y media de lo contrario solicitaría la fuerza estatal para recuperar las instalaciones.
Por la tarde los policías se entrevistaron con el síndico Miguel Ángel Hernández, quien contactó vía telefónica al presidente Marco Antonio Leyva Mena para que se signara un acuerdo en el que se compromete a la entrega de un pago único de 7 mil pesos el próximo 30 de octubre, además de que se acordó que no habrá ningún tipo de represalias, pues el gobierno municipal tiene que reconocer que sólo se actuó porque se estaba lesionando sus derechos.
Tras el acuerdo los policías de inmediato iniciaron sus actividades normales, sin embargo indicaron que con el alcalde también quedó pendiente un diálogo para revisar otras demandas que tiene que ver con el pago del seguro de vida y el bono de riesgo para el personal operativo. (Por Abel Miranda Ayala)

No hay comentarios.: