miércoles, octubre 05, 2016

¡¡Otro baño de sangre!!



*En dos asaltos fueron asesinadas cuatro personas.
*Dos eran alumnos de la Normal Rural de Ayotzinapa.
*Contabilizan un total de 6 heridos entre ambos casos.

Una nueva jornada sangrienta se registró la tarde de ayer en Chilpancingo y sus inmediaciones: jóvenes aparentemente no identificados mataron a balazos a tres pasajeros de una camioneta de transporte público de la ruta Chilpancingo-Chilapa. Más tarde el conductor de una Urvan, también de transporte público, ruta
Fraccionamiento Reforma-Mercado, fue ultimado a tiros, en la fraccionamiento Reforma.
De acuerdo con los primeros reportes policiacos, minutos antes de las seis de la tarde, al menos tres individuos que, procedentes de Tixtla,  viajaban como pasajeros en la camioneta Toyota tipo Hiace, de la ruta Chilpancingo-Chilapa, empuñando pistolas obligaron al conductor del vehículo a detener la marcha del mismo a la altura del kilómetro 4 del tramo carretero Chilpancingo-Tixtla, en el paraje conocido como “El Basurero”.
Acto seguido procedieron a asaltar al chofer y pasajeros de la camioneta, a quienes enseguida atacaron a balazos…
Cinco hombres fueron alcanzados por las balas criminales y quedaron tirados a orillas de la carretera federal, dos de ellos murieron en forma inmediata en tanto que un tercero falleció cuando recibía atención médica en el Hospital General “Doctor Raymundo Abarca Alarcón”.
Todos los viajeros fueron despojados de dinero en efectivo, teléfonos celulares y algunos otros objetos de valor. Acto seguido huyeron a pie, disparando a diestra y siniestra e internándose en el monte, con dirección a Chilpancingo, según habría dicho los pasajeros que sobrevivieron al ataque.
Muertos y heridos:
De entre los muertos hasta anoche habían sido identificados John Morales Hernández y Filemón Tacuba Castro de quienes se dice eras estudiante de Cuarto grado  de la Escuela Normal de Ayotzinapa, y  realizaban sus prácticas profesionales en el internado “Adolfo Cienfuegos y Camus” de Tixtla.
En cuanto a los lesionados, en forma extraoficial trascendió que se trataría de: María Teresa Morlet Soberanis de 42 años de edad,  Juan B, Salazar  de 33 años de edad, Bernardo Meza García de 24, Irving Alexis Anzures Guzmán de 8 y Ramiro Acevedo Ramírez de 41, quienes fueron atendidos en distintos hospitales de esta capital.
Policías y militares:
Minutos más tarde  el escenario del violento asalto se llenó de policías y militares  que acordonaron  la zona, mientras que paramédicos de la Cruz Roja y de Protección Civil del Estado auxiliaban a los cuatro heridos que después fueron trasladados a hospitales de esta capital para su correspondiente atención médica.
En el lugar de los hechos, la policía halló varios casquillos percutidos de pistola calibre .22 y .9 milímetros, no dijeron cuántos.
Personal de la Fiscalía General del Estado arribó al lugar para realizar las primeras diligencias de ley y una vez  que concluyeron sus actuaciones  legales se ordenó el levantamiento y traslado de los cadáveres a las instalaciones del Servicio Médico Forense, para la práctica de la necropsia de ley.
Posteriormente, pasadas las ocho de la noche, personal del Departamento de Trabajo Social del Hospital General reportó el deceso de una persona del sexo masculino relacionado con el ataque armado ocurrido sobre la carretera a Tixtla.
SEGUNDO CASO:
Apenas unos minutos después, al filo de las 18:20 horas, el conductor de la Urvan Nissan, número económico 163, que cubre la ruta fraccionamiento Reforma-Mercado fue asesinado a balazos en un asalto.
Este hecho ocurrió en la calle principal del citado fraccionamiento, cerca de la Escuela  de Ciencias de la Comunicación y Mercadotécnica de la Universidad Autónoma de Guerrero.
El  chofer del transporte público —cuya identidad no fue revelada—  quedó reclinado sobre asiento del piloto de la Urvan con número económico 163, placas de circulación 36-00-FFC de Guerrero.
En este caso una mujer cuya identidad tampoco fue revelada, resultó herida de bala, la cual fue auxiliada por rescatistas y trasladada en un hospital de la ciudad.
Igual que en el caso anterior, policías y soldados “aseguraron” la zona para facilitar el trabajo de los peritos de la Fiscalía que acudieron a realizar las diligencias correspondientes.
Posteriormente, el cadáver del chofer de la Urvan fue llevado a las instalaciones del SEMEFO para la práctica de la necropsia de ley.
En ambos casos los vehículos fueron remolcados en grúas al patio de Servicio Periciales de la Fiscalía General del Estado.

No hay comentarios.: