jueves, octubre 06, 2016

Rindieron homenaje a 2 normalistas de Ayotzinapa muertos en un asalto



Con el féretro colocado al centro de la explanada de la Normal y la banda de Guerra ejecutando el toque de silencio, ayer se dio el último adiós a los estudiantes de Ayotzinapa que fueron asesinados en un asalto al vehículo de transporte público en que viajaban sobre la carretera Chilpancingo-Tixtla.
El martes por la tarde, a bordo de una camioneta de transporte colectivo los normalistas Jonathan Morales Fernández  y Filemón Tacuba regresaban a Tixtla tras haber  realizado sus labores de práctica profesional en escuelas del centro de Chilpancingo…
El chofer de la camioneta fue obligado a detener la marcha a la altura del kilómetro 4 de la carretera federal a Tixtla por al menos dos hombres que viajaban como pasajeros de la misma y que empuñando pistolas procedieron a asaltar a los demás pasajeros, mismos a los que seguidamente atacaron a balazos.
“Ayotzy Vive, Jonathan Vive, la lucha sigue”, gritaron los estudiantes mientras el féretro lentamente cruzó la explanada de la normal sostenida por seis de los jóvenes que fueron compañeros de aula de los homenajeados.
En el asalto fueron asesinadas seis personas, de estas dos fueron estudiantes de la Escuela Normal Rural “Raúl Isidro Burgos”  de Ayotzinapa, Jonathan Morales Fernández  y Filemón Tacuba ambos originarios de la región de Costa Chica, el primero de la comunidad de Saucitos,  municipio de Tecoanapa, el segundo de Apantla, municipio de Ayutla.
Ambos normalistas se encontraban en su último año de formación escolar, y por eso su actividad se realiza como practicantes frente a grupo y tenían que trasladarse diariamente a Chilpancingo, para regresar a la normal una vez concluida la jornada laboral.
Sobrevivientes del ataque han relatado que los jóvenes normalistas se encontraron en la camioneta Toyota Hiace y en el camino fueron dialogando sobre su actividad en las aulas, dijeron que les estaba yendo muy bien incluso una mujer les ofreció fruta, y cuando apenas habían recorrido cuatro  kilómetros en la carretera se perpetró el atroz crimen.
POSTURA DE LA DIRIGENCIA ESTUDIANTIL
El secretario general del comité estudiantil Ernesto Guerrero, a nombre de todos sus compañeros, condenó los hechos y lanzó al gobierno la exigencia para que se investigue a fondo los hechos y que se castigue a los responsables, sin embargo dijeron no estar completamente de acuerdo con la hipótesis del asalto.
“Lo que nosotros vemos es una campaña de terror y miedo que viene con la tendencia de pretender desaparecer esta institución y no se trata de un hecho aislado, es un caso que está ligado con la muerte de dos compañeros el 11 de diciembre en Chilpancingo, otros atropellados en Atoyac, y por supuesto la desaparición de nuestros compañeros de Iguala”.
Insistió en que el crimen no puede verse como un simple hecho de la delincuencia, porque además el propio gobierno ha señalado que este grupo delictivo habría cometido otros actos delictivos, lo que hace más grave el caso “porqué cuando sale un grupo de manifestantes de inmediato se activan miles de policías y ahora que un grupo delincuencial asalta negocios, y asesina a jóvenes nadie sale a detenerlos”.
Finalmente el dirigente estudiantil no descartó que en los próximos días pueda haber manifestaciones para exigir justicia, y señaló que el 4 de Octubre se sumará a las fechas trágicas de la efemérides de Ayotzinapa”. (Por Abel Miranda Ayala)

No hay comentarios.: