lunes, octubre 17, 2016

(segunda bajada de principal de primera)



Miguel Campuzano

A plena luz del día y en el estacionamiento del mercado de San Francisco, en el barrio del mismo nombre, el mediodía de ayer, el comandante de la Policía Comunitaria del Frente Unidos por la Seguridad y el
Desarrollo del Estado de Guerrero (FUSDEG), José Julio Alarcón Astudillo, de 48 años de edad, fue asesinado a balazos en la Urvan del transporte público de la ruta Chilpancingo-Petaquillas que manejaba.
Sobra decir que el hecho causó pánico y zozobra entre los clientes y locatarios del mercado de San Francisco, quienes al escuchar el estruendo de los disparos corrían para todos lados con el fin de ponerse a salvo y evitar alguna bala perdida.
Julio Alarcón quedó abatido con tres balazos de pistola calibre .9 milímetros en el tórax, en el asiento de la camioneta Toyota tipo Hiace, marcada con el número económico 24, placas de circulación 33-34-FFC de Guerrero, de la ruta Chilpancingo-Petaquillas.
De acuerdo con el reporte oficial, el comandante de la Policía Comunitaria del FUSDEG también se desempeña como conductor del transporte público y precisamente había llegado a Chilpancingo, procedente de la vecina localidad de Petaquillas a bordo del citado vehículo.
Así, después de bajar el pasaje, se metió al estacionamiento subterráneo del mercado de San Francisco con el fin de esperar su turno para cargar pasaje y regresar a la vecina localidad.
Todo indica que el asesino ya lo esperaba en el interior del estacionamiento del mercado central, por lo que al verlo entrar sacó la pistola calibre .9 milímetros que llevaba y disparó en tres ocasiones en su contra de tal suerte que le pegó en el tórax. Acto seguido emprendió la huida sin que nadie pudiera impedírselo.
José Julio Alarcón Astudillo, quien era originario y vecino de Petaquillas, con domicilio en la calle principal del barrio de Guadalupe,  quedó abatido en el asiento de ese vehículo de alquiler donde después llegaron policías de las diferentes corporaciones policíacas para acordonar la zona.
Peritos de la Fiscalía General del Estado llegaron a la escena del crimen y hallaron en el lugar tres casquillos percutidos de pistola calibre .9 milímetros.
Después que personal de la Fiscalía Estatal concluyó con las primeras diligencias de ley, el cadáver del comandante del FUSDEG fue depositado en las instalaciones del Servicio Médico Forense (SEMEFO) para la práctica de la necropsia de ley.
Más tarde, el cadáver fue entregado a sus deudos para la realización de los trámites funerales correspondientes. (Miguel Campuzano)

No hay comentarios.: