sábado, noviembre 19, 2016

Confía Héctor Apreza que al terminar el sexenio HAF dejará finanzas sanas



*Ante el legisladores señaló que el buen manejo de los capitales
permitió rescatar la confianza institucional y millonarios recursos.

Baltazar Jiménez Rosales           

En materia financiera, Héctor Astudillo Flores recibió al gobierno del estado con un “déficit estructural” de casi 19 mil millones de pesos el cual no fue provocado en una administración gubernamental en particular, reiteró ayer el titular de la Secretaría de Finanzas y Administración (Sefina), Héctor Apreza Patrón, al
comparecer ante comisiones del Congreso local con motivo de la Glosa del Primer Informe del Labores del gobierno estatal.
Sin embargo, dijo, el buen manejo de los recursos por parte del gobierno del estado le permitió rescatar la confianza institucional por parte de la Federación, ya que cuando vamos ya no nos dicen que vamos de un estado que está “en lo peor de lo peor” y se contribuyó a la gobernabilidad y a la estabilidad del estado.
El responsable de las finanzas del gobierno estatal, aclaró de manera enfática que un “déficit estructural” se construye a lo largo de “varios” años, lo cual dijo que es importante señalar “para que no se piense que esto tiene algún tinte partidista”.
Señaló además que aparte del déficit estructural, Héctor Astudillo Flores recibió también un déficit  de poco más de tres mil millones de pesos, el cual correspondía al cierre del ejercicio fiscal 2015, es decir, al término de la administración del gobernador sustituto Rogelio Ortega Martínez: “Había falta de liquidez para el pago de aguinaldos, no había reservas para pagar aguinaldos y prestaciones de diciembre de poco más de mil millones de pesos, para lo cual al gobernador Héctor Astudillo le dejaron cero pesos”.
Asimismo, la Auditoría Superior de la Federación (ASF) le había hecho al gobierno del estado observaciones por más de 8 mil 300 millones de pesos correspondientes a lo largo de muchos años.
Dentro de todo esto, resaltó Apreza Patrón, “lo que nos parecía mucho más grave es que además de los elevados pasivos, había muchos que estaban sin registro, pero además la interlocución con la Federación se había perdido, lo cual es grave, porque Guerrero depende totalmente de las transferencias federales, lo cual era muy preocupante.
Ante este escenario, comentó el secretario de Finanzas del gobierno estatal, lo que hizo el gobernador Héctor Astudillo al tomar las riendas de la administración gubernamental fue entablar contacto de manera inmediata con el gobierno de la República, sobre todo con la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHyCP) y de manera conjunta con esa dependencia federal se perfeccionó un diagnóstico del flujo de efectivo para ver cómo se habían comportado las finanzas desde el año 2008 al 2015, para poder determinar que las necesidades que se les presentaban en esos momentos eran adecuadas.
El diagnóstico que se realizó fue certero y reflejó una plena coincidencia con los datos que tenía la SHyCP “y en él nos encontramos con que en materia de recursos federales, más del 70 por ciento estaban perdidos, los Fondos de Inversión se habían dejado de tramitar, por lo que el gobierno de Héctor Astudillo se abocó a realizar los proyectos y estudios correspondientes para no perder esos recursos que habían sido aprobados por el Congreso de la Unión para el ejercicio 2015 y que prácticamente estaban perdidos. Esto permitió recuperar primeramente la credibilidad del gobierno del estado ante la Federación”.
En el rubro de la educación, había otro problema, añadió Apreza Patrón, cuando el gobierno federal atrajo la nómina del magisterio “resulta que no se llevó toda, resulta que el gobierno del estado sigue pagando el sueldo de más o menos 17 mil 500 maestros, es decir, en materia siguen existiendo los maestros federalizados y los maestros estatales, lo cual sin duda es grave”.
No obstante, al realizar una conciliación con la Federación se logró que de esos 17 mil 500 docentes no reconocidos por la Secretaría de Hacienda, 8 mil 326 profesores fueran pagados desde noviembre del año pasado con apoyos especiales de esa dependencia federal.
Producto de las gestiones con la SHyCP el gobierno de Héctor Astudillo logró rescatar mil 227 millones de pesos del Fondo de Inversión que había sido aprobado por el Congreso de la Unión, pero que ya estaban perdidos, recursos que fueron destinados a atender problemas prioritarios en la entidad.
Para atender el gasto del gobierno estatal del cierre del ejercicio fiscal 2015, el gobernador Héctor Astudillo logró un apoyo de la Federación por mil 200 millones de pesos y un anticipo de las participaciones federales por 600 millones de pesos, lo que permitió a la administración gubernamental garantizar los derechos laborales y salariales del gobierno estatal, el pago de jubilados y pensionados y a los maestros nos reconocidos por la Federación.
Esto permitió además calmar los conflictos sociales y las manifestaciones que se daban de manera recurrente, pero además evidentemente, en materia de obras públicas se pudo reactivar la economía del gobierno estatal.
Señaló que la administración de Héctor Astudillo recibió en este ejercicio fiscal poco más de 44 mil millones de pesos, de los cuales el 96.5 por ciento provienen de participaciones federales y sólo el resto es de recursos directos de la Federación. De estos recursos, mencionó Apreza Patrón, en gasto corriente se fue el 68 por ciento y a inversión escasamente el 12.5 por ciento, y el 17 por ciento se transfirió a los municipios.
Reconoció que desde hace muchos años, los gobiernos estatales han hecho un manejo responsable de la deuda pública, ya que no ha crecido el pasivo que tiene de 2 mil 663 millones de pesos, lo cual lo ubica en el tercer lugar de los estados con menos endeudamiento, sólo después de Tlaxcala y de Querétaro.
El secretario de Finanzas atribuyó el hecho de que Guerrero se ubique entre los tres estados con menos endeudamiento a las movilizaciones sociales, ya que esto ha evitado que las administraciones gubernamentales se endeuden de manera indiscriminada.
Lo que se ha logrado con el buen manejo de las finanzas por parte del gobierno estatal es haber recuperado la confianza institucional, ya que cuando vamos a la Federación ya no nos dicen que somos el estado que estamos entre lo peor de lo peor, por lo que se pudo reactivar la economía, la estabilidad social.
Se logró además, que llegaran recursos para infraestructura y se permitió, a partir de una estrategia financiera, que hubiera recursos para el nuevo Sistema de Justicia Penal Acusatorio, el pago de pensiones al ISSSPEG, poner en marcha el ACABUS.

No hay comentarios.: