martes, noviembre 22, 2016

Hasta sábanas les piden a familiares de los enfermos en el Hospital Civil



**Usuarios con Seguro Popular lamentan tener que solventar de
su bolsa incluso medicamentos que, les dicen, no hay en bodega.

Por Abel Miranda Ayala

Derechohabientes del Seguro Popular denunciaron falta de insumos para atender los pacientes en el hospital general Raymundo Abarca Alarcón de esta capital, las carencias han llegado al grado de no tener sábanas para las camas del nosocomio, mismas que tiene que ser llevadas por los familiares de los pacientes, quienes
además se quedan a dormir en la calle afuera del hospital.
Una familia proveniente del municipio de Eduardo Neri relató que hace 4 días internaron a su paciente para ser valorado de un fuerte dolor en el abdomen, le diagnosticaron un problema en la vesícula biliar y les informaron que sería intervenido quirúrgicamente al día siguiente de su internamiento, sin embargo por cuestiones internas le reprogramaron la entrada a quirófano.
"Ya tiene cuatro días y no lo han operado y hoy (lunes) por ser día inhábil tampoco lo operaron, esperamos que el martes  lo intervengan porque sólo lo tiene con medicamento para el dolor".
Indicaron que durante estos días los familiares han tenido que dormir a la intemperie afuera del nosocomio pues los policías les niegan el acceso incluso a las jardineras del hospital que se supone que son de uso común.
Además señalaron que las mismas enfermeras y médicos les han estado pidiendo muchas cosas que se requieren para brindarles el servicio, desde las sábanas limpias para ponérselas a la cama "se supone que las sábanas que usan deben estar esterilizadas sin embargo nos pidieron que le trajéramos porque no hay".
Por su parte una familia proveniente del municipio de Heliodoro Castillo (Tlacotepec), relató que el domingo internaron a su familiar en el hospital de su localidad, sin embargo los médicos les informaron que no tenían las condiciones para atenderla, ya que necesitaba que le practicaran cesárea, la enviaron en una ambulancia y ahí sólo permitieron que una persona viajara con ella, los demás familiares otros dos tuvieron que pagar transporte público.
Para la atención el mismo día del ingreso tuvieron que comprar tres medicamentos, vendas, jabón para el lavado de manos y pañales, eso es lo que nos han pedido hasta el momento, "se supone que ya nos la van a dar de alta, pero nos dijeron que no hay médico que pase a revisarla y le firme su alta, porque el bebé ya nació y nos dicen que está todo bien.
Comentó que vislumbran tener un problema para el regreso a su comunidad pues no tiene un vehículo propio y el sistema de transporte colectivo es muy incómodo para que se vaya la mujer con su bebé recién nacido.
Esta familia igual durmió en la calle frente al hospital Raimundo Abarca Alarcón, pese al riesgo que significa hacerlo por estar a un costado de la carretera, "nos ofrecieron entrar al albergue pero está muy sucio, los colchones tiene chinches, además de que está muy lejos de la entrada y no sabemos si se pueda ofrecer algo que es a lo que venimos a estar pendientes de lo que se ofrezca".
En los dos casos que se relatan los familiares tuvieron que solventar el gasto de medicamentos y algunos materiales de curación que deberían ser cubiertos por el Seguro Popular, sin embargo en el hospital de Chilpancingo se tienen muchas carencias y se requiere a los parientes que solventen estos gastos.  

No hay comentarios.: