jueves, noviembre 10, 2016

Por el accionar de la delincuencia, hay mayor demanda de seguridad privada



*Aunque existen empresarios que consideran que es un gasto y no
  una inversión para cuidarse ellos y sus negocios: Joaquín Badillo.

Acapulco, Gro.— A raíz de la inseguridad que se vive en Guerrero, durante los últimos cuatro años se incrementó la demanda de seguridad privada para micro y pequeñas empresas que son víctimas de extorsiones o cobro de piso, sostuvo Joaquín Badillo Escamilla, presidente de la Asociación de Empresas de
Seguridad Privada en esta entidad.
Badillo Escamilla añadió que a partir del año 2013 la demanda de seguridad privada creció un 20 por ciento, mientras que al año siguiente la cifra subió al 45 por ciento y desde finales del 2015 a la fecha las solicitudes se incrementaron hasta un 70 por ciento, “porque lamentablemente no están dando resultado positivo los operativos de seguridad que llevan a cabo los tres niveles de gobierno”.
Refirió que “la adquisición de sistemas de alarma y circuito cerrado de televisión aumentaron un 70 por ciento, al igual que la vigilancia con personal armado para el resguardo de negocios, mientras que el servicio de guardias blancas (no armados) también observó un incremento del 50 por ciento en los últimos 12 meses”. 
El también presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE-Acapulco) ubicó taquerías, carnicerías, pollerías y otros pequeños establecimientos comerciales donde fluye diariamente el dinero en efectivo, como los principales solicitantes del servicio de seguridad privada, “porque son los blancos favoritos de los delincuentes para las extorsiones y cobrarles derecho de piso”.
Indicó que “los empresarios sólo contratan los servicios de seguridad privada cuando ya fueron víctimas de alguna extorsión o cobro de piso. No lo hacen antes porque consideran que es un gasto y no una inversión para cuidarse ellos y sus negocios”. 
Agregó que Acapulco encabeza la demanda del servicio de seguridad privada, con un 70 por ciento, seguido por Chilpancingo con el 20 por ciento, e Ixtapa-Zihuatanejo con el 10 por ciento restante.
El empresario lamentó que en la misma medida en que se disparó la demanda de este servicio, también se incrementó el surgimiento de “empresas patito” que ofrecen este beneficio sin estar regulados por la Comisión Nacional de Seguridad (CNS), no pagan impuestos y no tienen personal capacitado y certificado para desempeñar esta actividad.
Dijo que en el estado existen 75 empresas de seguridad privada que están debidamente registradas y certificadas por las autoridades, pero lamentablemente hay un número similar de negocios patito que han surgido de la noche a la mañana por el incremento en la demanda del servicio.
Y abundó: “esos negocios generalmente son manejados por ex policías o ex trabajadores de empresas formales de seguridad, que ofrecen sus servicios a precios muy bajos para poder ganarse a los clientes”.
Apuntó que mientras una empresa formal de seguridad privada ofrece los servicios de guardias blancas (sin armas) en precios que oscilan entre los 8 y 10 mil pesos al mes, los negocios patitos cobran entre 4 y 6 mil pesos, en tanto que para un servicio con personal armado el costo es de 15 mil pesos. Los otros negocios cobran 10 mil pesos, a pesar de no contar con el permiso correspondiente para la portación de arma de fuego. (www.agenciairza.com)

No hay comentarios.: