jueves, diciembre 01, 2016

Con firmas, testigos y sellos falsos intentaron despojar de un predio a Florencio Salazar



Con firmas, testigos y hasta sellos falsos y de manera premeditada y hasta burda, Patricio Margarito Rivera se encuentra en prisión, porque pretendió apoderarse de un terreno de mil 400 metros cuadrados propiedad de Florencio Salazar Adame, el cual ilegalmente lotificó, y también porque se le aplicó procedimiento
jurídico penal, iniciado desde el pasado mes de abril ante instancias. No existe ningún abuso de poder, simplemente ejercitó la ley.
Así lo confirmó el abogado Guillermo Camacho Mancilla, quien —documentos legales en mano y exhibidos ante autoridades— señaló que el auténtico propietario del predio es Salazar Adame, quien es posesionario legal desde hace más de tres décadas. Para ser más exactos, el terreno fue comprado por Salazar Adame el 7 de marzo de 1982.
Patricio Margarito, nunca acreditó la propiedad, simplemente presentó una escritura falsa “protocolizada” por un juez de la Costa Chica quien seguramente lo timó. Salazar Adame conoce plenamente a todos los notarios públicos de Chilpancingo, por lo cual jamás pudo acudir hasta la Costa Chica para hacer la venta de su terreno; eso, es absurdo. Tal compra-venta nunca se hizo. Florencio, ni conoce al supuesto comprador ni a la familia de éste.
El ambicioso y abusivo Patricio Margarito Rivera —preso en el penal de Chilpancingo—, desde hace menos de un año invadió el terreno para construir su vivienda, pero lotificó los mil 400 metros cuadrados, y luego repartió y hasta vendió predios a sus propios familiares, a sabiendas de que incurría en delito de despojo y lo que se derive de este ilícito, penados por la ley.
Asesorados por sectores radicales de la capital, la hija del invasor, Josefina Margarito Rosendo y demás abusivos y ambiciosos familiares se victimizan a través de ciertos medios calumniando a Florencio Salazar Adame, por el hecho de ser Secretario General de Gobierno.
Los invasores —familia de Patricio Margarito Rivera— cínicamente amenazan con movilizaciones radicales para dañar la imagen de Salazar Adame. Bajo presión, los delincuentes  pretenden apoderarse de lo ajeno. (Salomón García Gálvez).

No hay comentarios.: