jueves, marzo 30, 2017

“Descubre” nuevo director de Capach que, en efecto, hay muy poca agua



El flamante nuevo director general de la Comisión de Agua Potable y Alcantarillado de Chilpancingo (CAPACH), Juan Antonio Ramírez Valle, declaró ayer lo mismo que desde siempre afirmó su antecesor en el cargo, Gerardo Nabor Ojeda de la Peña: que no hay agua  suficiente para abastecer a los más de 300 mil
habitantes de Chilpancingo, ya que de los 600 litros por segundo que se requieren únicamente 300 litros por segundo llegan a la ciudad.
Con lo anterior, el nuevo funcionario municipal contradice totalmente al presidente municipal Marco Antonio Leyva (MAL), quien el día que destituyó a Ojeda de la Peña de la Dirección General de la CAPACH afirmó que lo hizo porque él era el culpable de la escasez de agua en Chilpancingo por la mala relación que tenía con el alcalde de Mochitlán, pues “había problemas de tipo político y descuidaba el área social con los de Acahuizotla, Mochitlán, con las colonias”.
Sin embargo, el nuevo director general de la CAPACH, ese que fue contratado por su amplio currículum avalado por la propia Comisión Nacional del Agua (CONAGUA) —según él mismo— ahora repitió las mismas palabras de Ojeda de la Peña: “no hay agua”
Mencionó que en estos momentos, a Chilpancingo llegan 300 litros de agua por segundo de las diferentes fuentes de abastecimiento, que es lo que históricamente han llegado, aunque se requieren de cuando menos 600 litros por segundo, que es lo que también siempre dijo Ojeda de la Peña.
As manera de ejemplo, el nuevo director general de la CAPACH dijo que Omiltemi envía a Chilpancingo escasos 50 litros de agua por segundo, de 150 litros que abastece en tiempos de lluvias.
Ante este grave problema que enfrenta la ciudad, con toda la sapiencia y experiencia que lo precede y por la cual lo contrató Marco Antonio Leyva, Ramírez Valle llegó a la conclusión de que urge que la población adopte una nueva cultura del agua, que la cuide y la reúse, pues además vaticinó que las próximas guerras en el mundo serán por el agua que cada vez es más escasa en el planeta, por lo que “cada vez los estiajes serán más críticos, para eso vamos a trabajar, vamos a hacer un diagnóstico serio de la situación tanto económica como técnica del organismo, y vamos a proponer acciones que nos lleven a mejorar el servicio”.
Refirió que con el fin de atender las demandas de la ciudadanía se hará lo posible por acortar los tandeos
El funcionario “non plus ultra”, que le fue recomendado por el ex presidente municipal de Acapulco, Manuel Añorve Baños, a MAL, también responsabilizó a los usuarios de la CAPACH por los problemas financieros que padece la paramunicipal, ya que al no pagar su consumo del vital líquido generan los problemas económicos y por lo tanto no se cuenta con recursos para pagar el servicio de energía eléctrica para el bombeo de las fuentes de captación.
Otra cuestión que además queda al descubierto es que el proyecto del presidente de la República, Enrique Peña Nieto, para traer más agua a Chilpancingo, y en el cual se invirtieron más de 600 millones de pesos, fue un total fracaso, que “alguien” le vio la cara, y que todo ese dinero fue tirado a la basura. (Baltazar Jiménez Rosales)

No hay comentarios.: