sábado, abril 01, 2017

En Tixtla, alcalde Hosseín reprime a trabajadores por formar un sindicato



Por atreverse a formar un sindicato que defienda sus derechos como trabajadores, el presidente municipal de Tixtla de Guerrero, Hosseín Nabor Guillén comenzó a reprimir a los empleados impulsores de esa organización sindical a pesar de que ya cuenta con la correspondiente toma de nota.
Las acciones de represión por parte del alcalde Nabor Guillén van tan en serio que ya despidió a cuatro de los principales promotores de la creación del Sindicato de Trabajadores del Ayuntamiento de Tixtla, mientras que a otros 30 la síndica procuradora Gloria Martínez Martínez los hizo firmar su renuncia al naciente organismo sindical tras llamarlos a su oficina uno por uno. Los empleados que ya fueron dados de baja son Guadalupe Rodríguez Bello, Fernando Gatica Mejía, Esmeralda Vázquez Ramos y Rosa María García Abarca.
Trabajadores del Ayuntamiento de Tixtla que pidieron a este reportero permanecer en el anonimato por las actitudes represivas adoptadas en su contra por el alcalde perredista Hosseín Nabor Guillén, calificaron de contradictorio e incongruente al edil pues dice ser demócrata.
Explicaron que el Sindicato de Trabajadores del Ayuntamiento de Tixtla está conformado por 69 trabajadores y su toma de nota les fue entregada por el Tribunal de Conciliación y Arbitraje el pasado uno de marzo después de que comenzaron con los correspondientes trámites el 28 de agosto del año pasado.
Señalaron que tras lograr la toma de nota, sus compañeros Guadalupe Rodríguez Bello, Fernando Gatica Mejía, Esmeralda Vázquez Ramos y Rosa María García Abarca fueron dados de baja en tanto que a otros 30 la síndica procuradora los hizo firmar sus renuncias “diciéndoles que si no firmaban su renuncia al Sindicato iban a ser despedidos de su trabajo y les decía que el sindicato no es oficial, que solamente quien fuera leal a la expresión política del presidente (Izquierda Democrática Nacional, que encabeza René Bejarano)”.
Ante la ola de represión que comenzaron a sufrir, los trabajadores impulsores de la creación del sindicato, acompañados por integrantes del Comité Estudiantil de la Escuela Normal Rural “Raúl Isidro Burgos”, de Ayotzinapa, se reunieron con el alcalde Nabor Guillén y le exigieron que frenara el hostigamiento en su contra.
Dijeron que en esa reunión, Hosseín Nabor se comprometió a frenar los despidos y el hostigamiento laboral, pero con la condición de que la diputada local por el Partido de la Revolución Democrática (PRD), Erika Alcaraz Sosa no intervenga en el conflicto y no realizara ninguna acción a favor de ellos.
Los trabajadores municipales de Tixtla dijeron estar temerosos por la “actitud tiránica” que ha adoptado en su contra el alcalde apoyado por la síndica procuradora, aunque dijeron estar decididos a continuar en la lucha e incluso acudir a la Comisión Estatal de Derechos Humanos. (Baltazar Jiménez Rosales)

No hay comentarios.: