martes, mayo 23, 2017

Conservarán la chamba empleados de Wal-Mart



La tarde de ayer lunes, trabajadores de la empresa Wal-Mart a la que pertenecen Aurrera y Sam’s Club que desde el sábado pasado se declararon en paro de labores exigiendo un justo reparto de utilidades, reiniciaron labores, con la advertencia de que no obtendrán un peso más de lo que ya les han depositado.
Solo les ofrecieron no despedirlos, no tomar represalias y pagarles el tiempo que mantuvieron el paro;  ni la intervención de los funcionarios federales ni estatales, pudieron hacer algo en favor de los trabajadores.
Completamente desamparados, se dijeron trabajadores de las citadas tiendas departamentales. Se dijeron tristes y decepcionados luego de que ante lo que califican como una  injusticia de los monopolios, trataron de defender sus derechos.
El sábado por la tarde, empleados de las tiendas departamentales  Aurrera, Sam´s Club y Walt-Mart, decidieron declararse en paro laboral, por lo que consideraron una burla de los empresarios, que en su cheque de reparto de utilidades, les asignaron cantidades irrisorias, que van desde los 7.20 pesos a los 176, 300, 250 y 75 pesos.
A esta inmovilización, se sumaron— en Guerrero— trabajadores no solo de Chilpancingo, sino de otras ciudades como Taxco, Acapulco y Tixtla. Mientras en otros Estado del País el movimiento inició días antes.
Ayer lunes, en la entrada de la tienda departamental ubicada sobre la avenida Ruffo Figueroa, al sur de la ciudad, se presentaron el delegado federal del Trabajo, Felipe de Jesús Delgadillo Ruano, el Secretario del Trabajo del Gobierno del Estado, Oscar Rangel Miravete, y Alejandro Ramírez, un representante del consorcio empresarial de la Ciudad de México, quienes dijeron tener la disposición de dialogar con los inconformes y llegar a acuerdos.
La reunión se llevó a cabo en las oficinas de la delegación de la Secretaría de Trabajo y Previsión Social (STyPS), ubicadas en la parte alta de la colonia Jacarandas, con una duración de varias horas. En tanto el resto de los trabajadores, se quedaron en las tiendas, manteniendo el paro de labores.
Luego de varias horas de supuesto diálogo, la comisión de empleados regresó con sus compañeros, para informarles que los únicos acuerdos logrados eran tres; la empresa se comprometió a no tomar represalias y a no despedir a ningún trabajador, además de que no les descontarían los días que mantuvieron el paro de labores.
Pero del reparto de utilidades, no recibirían ni un peso más de lo que ya se les han depositado es decir, 7.20, 176, 300, 250 y 75 pesos, únicamente “ni un peso más”, así mantuvieran el paro de labores el tiempo que quisieran no obtendrían nada más.
Poco antes de acudir a la reunión, Felipe de Jesús Delgadillo Ruano, delegado federal del Trabajo, informó que revisarían el informe financiero presentado por la empresa, para verificar su situación y del porque las cantidades que han asignado a sus trabajadores.
Las tiendas fueron reabiertas alrededor de las 5 de la tarde. (NOTYMAS).

No hay comentarios.: