viernes, mayo 12, 2017

Pacientes de Nefrología en el ISSSTE pelean por su derecho a no ser cambiados de clínica



Pacientes del servicio de Nefrología que subroga a clínicas privadas el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE), se manifestaron en la puerta de la hospital de Chilpancingo para demandar que no se suspenda el servicio ni se les cambie el sitio donde les brindan la
atención, pues hacerlo pondría en riesgo sus vidas, “no aceptaremos que por un negocio personal se arriesgue la vida de los pacientes que necesitan de cuidados extremos”, dijeron.
Los quejosos se formaron en la puerta de la clínica de esta capital y relataron sus historias en las que la mayoría de los pacientes, en dos o tres años han tenido considerables mejorías de salud con la atención que se les brinda, mientras que de la clínica a la que los pretenden enviar tiene —dicen ellos— “muy malas referencias”.
Indicaron que actualmente son atendidos en la Clínica de Especialidades Nefrológicas y por decisión unilateral del director del hospital de esta capital, José Antonio Perea, se pretende llevar a todos los pacientes a la Clínica Santa Lucía, “sabemos que en esa clínica se mueren muchos de los pacientes porque la atención es de muy mala calidad y no tiene los especialistas que requerimos”, comentó Francisco Jorge Salvador, uno de los pacientes que se manifestaron.
Relataron el caso específico del señor Víctor Melitón, quien fue atenidos en la Clínica Santa Lucia y le causaron un problema de coagulación de la sangre debido a que en primer lugar le colocaron un catéter equivocado, también olvidaron ponerle un medicamento que se llama heparina en la máquina de hemodiálisis, “estuvo a punto de morir por este simple hecho y a eso nos quieren enviar a todos”.
Destacaron que son pacientes que tiene una enfermedad crónico degenerativa que los pone en una situación de mucha vulnerabilidad y requieren ser atendidos con especial dedicación y esmero, algo que han encontrado en la clínica donde actualmente reciben el servicio, por eso se oponen a ser enviados a la otra clínica, “todos aquí tenemos una mejoría, entonces porqué cambiar algo que está funcionando adecuadamente”.
Acusaron al director del hospital de tener intereses económicos en la contratación de la nueva clínica y por ello querer obligarlos a que se pasen, pues no es la primera vez que intenta hacerlo, desde hace dos años que se tiene la intención de cambiarlos, pero lo han impedido debido a que interpusieron quejas en la Comisión Estatal de Defensa de los Derechos Humanos.
Finalmente indicaron que en este momento tienen problemas porque el director se ha negado a firmar las hojas de referencia con las que serán recibidos en la clínica de especialidades y los están enviando a que acudan a buscar al nefrólogo para que les cambie el documento y los envíe a la Clínica Santa Lucía de lo contrario no recibirán el servicio.
“Estamos llamando al delegado, Mario Moreno Arcos, para que tome cartas en el asunto y evite que se violen los derecho de los pacientes a decidir la clínica en que reciba el servicio de lo contrario tendremos que seguir manifestándonos”. (Por Abel Miranda Ayala)

No hay comentarios.: