martes, mayo 30, 2017

Policías estatales paran labores; exigen respeto a sus descansos



Elementos de la Policía Estatal se amotinaron al interior de su cuartel y se negaron a salir a trabajar, debido a que los mandos de la corporación determinaron cambiar el ritmo de trabajo y suprimirles la mitad de sus descansos, de tal manera que tendrían que trabajar las 24 horas de seis días consecutivos y descansar tres.
Los quejosos desde las ocho de la mañana en que pasaron lista decidieron no realizar las labores que les fueron asignadas y llamaron a sus compañeros para que se concentraran todos en el cuartel, pues no aceptarían el nuevo ritmo de trabajo que les pretenden imponer mismo que consideraron que es inhumano.
Relataron que en antaño trabajaban jornadas de 24 horas por 24 de descanso, sin embargo por necesidades de la corporación les cambiaron el ritmo y los pusieron a trabajar tres días consecutivos por tres días de descanso, sin embargo, la situación de violencia, inseguridad y movimientos sociales que se han presentado en los últimos años, han propiciado que se les exija trabajar más días de manera consecutiva.
Por ejemplo pusieron el caso del operativo realizado en Tierra Caliente donde trabajaron 12 días, fueron agredidos a balazos y cuando regresaron sólo les dieron  cinco días de descanso, “el personal así no rinde, no tenemos estímulos, y estamos sintiendo que son jornadas inhumanas las que estamos desempeñando”, indicó uno de los quejosos.
Refirieron que desde hace más de un año y medio que el gobernador Héctor Astudillo Flores se comprometió a que les otorgaría un bono de riesgo, pero este nunca les llegó, a pesar de que tiene derecho a él, “si estar siendo atacados por grupos de delincuentes en Tierra Caliente no es un riesgo, no sabemos que pueda serlo”, señalaron.
Tras cuatro horas de protestas al cuartel de policía se presentaron el subsecretario administrativo de la Secretaría de Seguridad Pública, Edwin Tomás y el responsable del área jurídica Jesús Montesinos Baños, quienes amenazaron a los uniformados que esta acción tendría consecuencias porque el suspender el servicio es causa de remoción del cargo, es decir, los amenazaron que serán despedidos.
Les ofrecieron instalar una mesa de diálogo con los líderes, pero de manera unánime respondieron que no hay líderes y serían todos juntos quienes responderían a los funcionarios.
Le insistieron en que no saldrán a trabajar hasta que se firme una minuta en la que se comprometan a que les respetarán sus franquicias en un esquema de tres días de labor, por tres de descanso, de lo contrario se mantendrán en paro de actividades.
Los funcionarios les reiteraron que es una ilegalidad parar labores y eso es motivo para que los despidan puesto que están negando atención a la población que demanda de su servicio, les reconocieron que la Policía Estatal es la que mejores resultados ha ofrecido en el combate de la delincuencia organizada, pero tendrán que acatar los requerimientos del servicio que son los de trabajar seis días consecutivos y sólo descansar tres lo que significa que les suprimirán la mitad de sus descansos y no recibirán ningún tipo de retribución por ello.
Por la tarde los paristas fueron visitados por personal de la Comisión Estatal de Defensa de los Derechos Humanos quienes levantaron constancia de que se trataba de un movimiento pacífico, en el que los empleados sólo están demandando que se les respete el derecho a una jornada de trabajo digna. (Por Abel Miranda Ayala)

No hay comentarios.: