lunes, junio 05, 2017

Ciudadanos de Tixtla hacen grave imputación contra la Policía Estatal



*En medio de un tiroteo en esa ciudad murió el secretario del Colegio  
 de Abogados; indigna a sus paisanos que se le califique de “sicario”.

Por Abel Miranda Ayala

Un enfrentamiento que entre Policías del Estado y presuntos miembros de la delincuencia organizada dejó un saldo de dos personas muertas y dos uniformados lesionados, entre los fallecidos se encuentra el abogado Eduardo Catarino Dircio, secretario del Colegio de Abogados de Tixtla y militante del partido Movimiento
de Regeneración Nacional (Morena), mismo que fue baleado cuando se encontraba dentro de su domicilio y al que la vocería del Grupo de Coordinación Guerrero etiquetó de “sicario”.
De acuerdo a las versiones “oficiales” y “extraoficiales” que han circulado… la historia es la siguiente:
Poco antes de la una de la tarde policías estatales habrían detectado a un grupo de hombres armados que se movilizaba en varios vehículos por la ciudad de Chilpancingo, de ahí se inició un persecución que llevó a los presuntos delincuentes y uniformados hasta la ciudad de Tixtla, y en calles del barrio de El Santuario iniciaron un intercambio de balazos.
Vecinos del barrio de El Santuario refieren que uno de los presuntos delincuentes intentó esconderse en el domicilio particular del abogado, Eduardo Catarino Dircio, por lo que la policía llegó hasta ese domicilio y disparó en contra del litigante que tratando de proteger la integridad de su esposa e hijo de quienes estaba acompañado, “gritó a los policías que él y su esposa eran los caseros (habitantes de la casa) y que no estaban armados, pero eso no les importó y lo asesinaron”, habrían señalado los presuntos testigos.
Agregaron (los presuntos testigos) que después de matarlo los policías le pusieron (sembraron) un arma larga sobre su cuerpo, y con ello pretenden evidenciarlo como delincuente y demostrar que fue quien atacó a los policías.
En un comunicado que en la página de Facebook titulada Vocero del Grupo de Coordinación Guerrero, en la que se observan logotipos del gobierno estatal y la fotografía del vocero  Roberto Álvarez Heredia, se informó clara y tajantemente, que en el enfrentamiento murieron “dos sicarios, que se enfrentaron con la Policía del Estado”, dando por hecho que el abogado Eduardo Catarino Dircio era un sicario.
En un video ampliamente difundido ayer en la internet el presidente del Colegio de Abogados de Tixtla, Lucas Moisén Catarino y otro hombre que se dice cuñado del fallecido Eduardo Catarino Dircio, dan a conocer la versión referente a que a Eduardo lo mataron los policías por pedirles no entraran a su casa disparando, y luego le sembraron el arma, para “demostrar” que era uno de los sicarios que los atacaron.
Justo es aclarar que ninguno de los dos se pone como testigo presencial; Lucas Moisén refiere “lo que me dijeron los familiares” y el otro hombre pone de testigo a su hermana, es decir  a la esposa del acaecido Eduardo Catarino, por lo que piden que el caso sea investigado a fondo y con imparcialidad, para que no se manche el buen nombre del abogado Catarino Dircio, sin antes comprobar plenamente su culpabilidad o su inocencia.

El Troncón:

Los vecinos de la zona (barrio de El Santuario, en Tixtla) refieren que los presuntos delincuentes huyeron con rumbo hacia la comunidad de El Troncón y a la altura del Rancho El Zapote tuvieron un nuevo enfrentamiento con las fuerzas del orden en el que se utilizó incluso la artillería del helicóptero de la Policía del Estado, mismo que por más de dos horas sobrevoló la ciudad de Tixtla.
En el comunicado del vocero se refiere que los delincuentes utilizaron granadas de fragmentación para agredir a los policías y eso derivó en que dos de los elementos sufrieran lesiones, mismas que ameritaron trasladarlos en ambulancia a la ciudad de Chilpancingo para recibir atención médica.
Los policías heridos fueron identificados como Saúl Gijón Flores, de 37 años de edad, y Alberto Juárez Carmona, de 41 años de edad, quienes de emergencia fueron trasladados por una ambulancia al Hospital General “Doctor Raymundo Abarca Alarcón”.
En la zona de confrontación quedaron dos vehículos con impactos de bala, una camioneta Ford Ranger y una Jeep, Grand Cherokee, ambas fueron aseguradas por la Fiscalía General del Estado para realizar los peritajes de ley correspondientes.
Por este incidente de violencia, la avenida Insurgentes, que resulta ser la más importante de Tixtla, fue cerrada al tráfico vehicular durante más de tres horas, y al sitio se presentaron al menos una docena de patrullas de la Policía Estatal y otro tanto del Ejército Mexicano.
Los uniformados catearon al menos dos casas en las cercanías de la zona del enfrentamiento para buscar otros delincuentes que podrían haberse ocultados para evadir la acción de la justicia.

No hay comentarios.: