miércoles, junio 28, 2017

Como al sapito “glo,glo,glo”… nadie vio “El Perro” en el gobierno estatal



El gobernador Héctor Antonio Astudillo Flores aseguró en Acapulco desconocer la existencia de un equipo de rastreo telefónico presuntamente utilizado durante el mandato de Ángel Heladio Aguirre Rivero para monitorear a políticos, funcionarios y dirigentes sociales.
En los últimos días trascendido que durante la administración del ex mandatario perredista se realizaron por lo menos mil 53 grabaciones telefónicas de manera ilegal, que involucran a diversos actores políticos y sociales en esta entidad, utilizando un programa de espionaje telefónico denominado coloquialmente “El Perro”, que permite intervenir tanto la telefonía fija como celular, mismo que supuestamente se operaba desde la “puerta tres” de la residencia oficial de gobierno conocida como “Casa Guerrero”, en Chilpancingo, por el entonces jefe de seguridad personal Felipe Marín Ornelas Rebollo.
Oficiosamente se ha comentado en los corrillos gubernamentales y en medios de información nacionales que dicho equipo fue adquirido por 17.5 millones de pesos, el 4 de junio de 2014 a la empresa italiana Haking Team, mediante su representante en México, Gilberto Enríquez; en fechas anteriores se comentó de igual manera que dicho equipo habría sido utilizado  por la Fiscalía General de Justicia  del Estado  para “vincular” llamadas de distintos equipos de telefonía celular que estuvieron activos la noche del 26 y madrugada del 27 de septiembre del año 2014 en Iguala, donde desaparecieron 43 estudiantes de la Normal de Ayotzinapa.
Uno de los personajes “espiados”, el priista Cuauhtémoc Salgado Romero (actualmente diputado local), señaló al respecto que la práctica del espionaje telefónico, “no es novedad”,  ello al trascender en un medio nacional  el audio de una plática que sostuvo hace tiempo con el entonces presidente del Instituto Electoral, César Ramos Castro, respecto a un tema institucional.
Los diputados ya hablan de investigar si en verdad se compró dicho equipo de espionaje  y de donde salió el dinero para su adquisición, dado que (más que obvio) no existen registros oficiales de ello ni se autorizó el recurso para su compra en el presupuesto de gastos del Ejecutivo estatal.

NO LO ENCONTRAMOS:

Volviendo al gobernador Astudillo este agregó: “nosotros no hemos encontrado ni el aparato ni al “perro”, ni en casa Guerrero ni en ninguna parte de alguna dependencia que tenga que ver con esto. He hablado con el fiscal sobre este tema y tampoco está, no lo tenemos, pues”, respondió el mandatario a pregunta expresa.
De acuerdo con los trascendidos, el gobierno de Aguirre Rivero no sólo espió telefónicamente a sus colaboradores más cercanos, sino que también lo hizo con funcionarios de los tres niveles de gobierno, dirigentes sindicales y líderes sociales.
Ante ello, Astudillo Flores reiteró que su gobierno “no está en la idea de pensar en tener otro “perro” y definitivamente no está en mis planes andar espiando a nadie”.
“Lo que también les quiero decir es que no solamente quien está en el poder tiene la posibilidad de escuchar grabaciones, esto es un mecanismo que está muy hecho en todos lados, y reitero que no tenemos el aparato, no lo hemos encontrado en ningún lugar y tampoco tenemos planeado tenerlo para escuchar conversaciones (ajenas)”, aseguró.
Descartó que se vaya a realizar alguna investigación sobre el presunto espionaje telefónico que se habría llevado a cabo durante el mandato del perredista Ángel Aguirre Rivero, porque primero se debe tener la certeza de que existen las grabaciones, quién las tiene y sobre quiénes se realizaron, y sólo así se podría proceder a investigarlas. (Con información de agencias)

No hay comentarios.: