jueves, junio 08, 2017

Policías estatales cesados insisten en su reinstalación



Policías estatales que fueron despedidos por haber participado en un paro de labores, se manifestaron afuera de la Comisión Estatal de Defensa de los Derechos Humanos para demandar que se reinstale la mesa de diálogo con el Gobierno del Estado, para buscar mecanismos que lleven a su reinstalación.
Argumentaron que su estancia en la policía es necesaria porque la falta de vigilancia está permitiendo que delincuentes se apoderen de las calles como ocurrió el martes, “con muchas balaceras”.
Los quejosos argumentan que su despido fue ilegal  porque no se cumplió con las notificaciones personales que debe tener el proceso administrativo y no se les concedió el derecho de audiencia, por eso el cese fue un despido injustificado y acto de abuso de autoridad, consideran.
Confirmaron que en caso de que no se reactive la mesa de trabajo como se había acordado con los funcionarios que los atendieron la semana pasada, en los próximos días iniciarán actividades de protesta, sin afectar a la población, “nosotros no vamos a contribuir al caos en la ciudad, vamos a manifestarnos pacíficamente para solicitar al gobernador ser escuchados porque tenemos la presunción de que a él le han informado mal de la situación que prevalece en la Policía Estatal”.
Los cesados, dijeron que en el caso de que se mantenga la decisión del cese, estarán pidiendo que se les liquide e indemnice conforme a la ley, no con el finiquito que se les entrega a quienes solicitan su baja, sino con las garantías y prerrogativas que marca la Ley Federal del Trabajo, en base a los años de servicio prestado.
Indicaron que la concentración se hizo en la Coddehum porque el presidente de este organismo ha servido como mediador en la mesa de diálogo y hoy le están pidiendo que haga su trabajo para gestionar la reactivación de la mesa de diálogo y que se respeten los derechos de quienes han dedicado su vida al servicio y cuidado de la población.
Reconocieron que seis de los elementos habían dicho que aceptarían ser liquidados con forme a la ley, pero al presentarse a recibir el pago, resulta que sólo les ofrecieron el finiquito como si ellos estuvieran solicitando la baja, y por ello rechazaron ser dados de baja.
Indicaron que el grupo inicial de despedidos fue de 176 elementos y de entre los que se integraron a la lista se encuentran elementos que el día del paro estaban de franquicia, otros de incapacidad médica y algunos de servicio, por lo que su despido es aún más ilegal.
Además en los días siguientes se dio de baja a otro grupo de elementos siendo un total de 236 policías los que en este momento se encuentran fuera de la corporación.
AUMENTO DE ACTOS VIOLENTOS
En sus declaraciones dijeron que desafortunadamente la capital del estado se ha visto afectada por actos de violencia y constantes reportes de incidentes en los que se detonan armas de fuego y esto es debido a que la vigilancia policial se ha relajado de tal manera que cualquier persona puede transitar libremente portando armas.
“Nosotros vigilábamos día y noche, montábamos operativos, retenes y recorríamos las colonias, algo que actualmente no se hace porque no tiene suficientes elementos”.
Finalmente se les preguntó si conocen comunicados de grupos delincuenciales que les ofrecen trabajo, “algo nos enteramos, pero eso no nos interesa, nosotros somos personas dedicadas al bien, nuestra vocación es servir al pueblo no atacarlo, ni hacer ninguna obra fuera de la ley, nuestras acciones se enfocan a la legalidad y de la misma forma vamos a actuar en este caso del despido en el que demandaremos el amparo de la justicia federal”. (Por Abel Miranda Ayala)

No hay comentarios.: