martes, junio 06, 2017

Reclama justicia la viuda del abogado asesinado en Tixtla



*No obra en autos que se haya encontrado un arma
 al abogado Eduardo Catarino, puntualiza la Fiscalía

Tixtla, Gro.—  La viuda del abogado Eduardo Catarino Dircio, acusó de manera directa que un “maldito policía” del Estado asesinó “a sangre fría” a su marido mientras se resguardaba en un cuarto de su casa con su esposa, su hija y un sobrino, mientras su madre se encontraba en la parte baja de la vivienda localizada en
la calle Insurgentes de esta ciudad de Tixtla.
Tanto familiares, amigos, vecinos y conocidos dieron buenas referencias del abogado y acusaron que se trata de una ejecución extrajudicial.
La señora Hilda Vázquez Cipriano no dudó y señaló de manera directa a un policía estatal de ser el responsable del asesinato de su esposo la tarde del domingo cuando un presunto delincuente se metió a su casa a esconderse después de una serie de enfrentamientos a balazos entre “malos” y elementos de la Policía del Estado apoyados por militares.
En estos hechos también murió abatido por las balas en plena calle un presunto sicario y dos policías resultaron gravemente lesionados.
Este lunes se realizaron los funerales del abogado Eduardo Catarino Dircio, a quien en un comunicado emitido el domingo, el vocero de Seguridad, Roberto Álvarez Heredia tildó de "sicario", lo que motivó que vecinos, colegas y familiares lo desmintieran y emplazaron a pedir una disculpa pública y que se limpie su nombre.
Por la mañana del lunes, afuera de su domicilio donde velaron el cuerpo de su esposo, la señora Hilda Vázquez Cipriano ofreció una conferencia de prensa en donde narró lo que vivieron con su hija y un sobrino, ambos no mayores de 12 años.
Explicó que pasada la 1:00 de la tarde del domingo, estaba con su hija y su sobrino en su casa, en tanto que Eduardo Catarino, quien era integrante del Partido Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), se encontraba haciendo una faena dominical en el patio, cuando escucharon una balacera afuera sobre la calle Insurgentes, a la altura del Barrio del Santuario.
Señaló que por recomendación de su esposo se refugiaron en un cuarto en el segundo piso de su vivienda, que tiene techado de lámina y donde se escondieron debajo de un colchón.
Indicó que cuando cesó la primera confrontación, su esposo salió a asomarse a la primera planta de la vivienda, en donde en un cuarto vive la mamá del abogado, quien se percató que una de las personas que estaba confrontándose con la policía y quien supuestamente pertenece a un grupo de sicarios, se metió por la fuerza a la vivienda, por lo que Eduardo Catarino decidió regresar al cuarto donde estaban escondidos con su mujer, su hija y su sobrino.
Añadió que instantes después se produjo otra balacera justo en la primera planta donde viven y escucharon que estaban adentro buscando a esa persona que se había metido y disparando sus armas dentro de la casa, mientras otro grupo de policías se dirigieron hasta donde ellos estaban refugiados, “eran muchos y escuchábamos sus botas cuando subían”.
Explicó que, a gritos, los policías les exigían que abrieran la puerta del cuarto donde estaban refugiados.
Entre sollozos, la mujer comentó que su esposo le dijo: “voy a abrir porque si no van a matar a mi familia” y les gritó a quienes estaban afuera del cuarto donde se resguardaban, “soy el casero, acá está mi familia, no vayan a disparar".
La señora indicó que su esposo abrió la puerta "y se tiró boca abajo en el piso en señal de rendición, los policías gritaban denle, mátenlo, es un malo. Subió otro policía al que le gritaban, el maldito policía lo mató a sangre fría, le dispararon a mi esposo cuando estaba boca abajo, lo mataron esos malditos".
Dijo que se hincó pidiendo que no fueran a cometer otro error, mientras debajo del colchón gritaron su sobrino y su hija “que eran niños”, además de que denunció que los policías “no me dejaron asistir a mi esposo, me advirtieron que iban a dispararnos si nos movíamos".
Añadió que después de eso pidió atención médica para su esposo pero que no dejaron pasar a la ambulancia y sólo permitieron el acceso a dos trabajadores de Protección Civil, quienes constaron que el abogado ya había fallecido.
Narró que, seguido de ese hecho, los policías le dijeron que su suegra le pedía que fuera a verla, "bajé y le informe a mi suegra que habían asesinado a mi esposo, me dijo que lo sentía y que fuera a verlo".
Añadió que subió al cuarto donde estaba tirado el cuerpo de su esposo y constató que uno de los policías estatales le sembró sobre el cuerpo del abogado el Cuerno de Chivo (AK-47) con el que aparece en las fotografías.
"Le pusieron un arma a mi esposo encima y le estaban tomando fotos, les reclamé porque le pusieron el arma. Son unos cobardes que vinieron a matar a un hombre inocente. Les exigí que quitaran el arma, pero todos respondían que ellos no se la pusieron; que agarren a los verdaderos malos esos cobardes. Intenté quitarle el arma y me advirtieron que me iban a disparar", añadió.
Al vocero de Seguridad, Roberto Álvarez lo calificó como "un sin vergüenza e ignorante, quieren hacer culpables a gente inocente, le exigimos al gobernador (Héctor Astudillo Flores) que haya justicia y hagan bien su trabajo, tengo fe que habrá justicia”.
Pidió garantías de seguridad para su familia y denunció que los policías se robaron el teléfono del abogado y que está preocupada por el uso que le puedan dar.
Un hermano del abogado, aseveró qué hay "un daño moral a la familia; estamos indignados por este artero crimen, es un crimen de Estado, no se vale hacer declaraciones sin tener conocimiento de causa".
Añadió que su familia está "encabronada, llegaron robando teléfonos, alhajas, aprovechando la circunstancia y nos da mucho coraje. Saben dónde están los malosos que los agarren, que hagan su trabajo o el pueblo va a tomar otra determinación, que pidan perdón a la familia por esas declaraciones, Eduardo no es ningún delincuente, no es narco, los narcos están en el gobierno", añadió.
Eduardo Catarino Dircio, fue regidor suplente durante la administración del Ayuntamiento de Tixtla por parte del Concejo Popular designado por el Congreso local tras la anulación de la elección en el proceso de junio del 2015. (www.agenciairza.com)

No hay comentarios.: