martes, julio 11, 2017

Avizoran un segundo semestre difícil en materia de finanzas para Guerrero



*Nuevos recortes presupuestales dificultarán hacer otros reajustes al gasto, que se encuentra al límite para el funcionamiento del gobierno.

Un segundo semestre difícil es el que se avizora en materia de finanzas para el estado debido a los recortes presupuestales que se le han hecho al estado, aseguro el secretario de Finanzas y Administración del gobierno del estado, Héctor Apreza Patrón.
El funcionario dijo en entrevista que durante este primer semestre el recorte alcanzó los 833 millones de pesos, lo que ha generado problemas financieros y con lo cual el gobierno del estado apenas tiene para su funcionamiento.
 “Hasta este momento hemos tenido afectaciones de las participaciones del orden de 833 millones de pesos esto sin duda es resultados de lo que hemos venido señalando, de adeudos institucionales que no se hicieron los enteros correspondientes en su momento y ha obligado a que continuemos en un proceso restrictivo”, explicó.
Apreza dijo que, con estas medidas, prácticamente el gobierno tiene dinero para su funcionamiento, en sus gastos, por lo que esperan una situación mucho más difícil ante el anuncio del Secretario de Hacienda, José Antonio Meade, y que por el momento no se sabe cómo viene.
 “Normalmente nos lo aplican, hasta ahorita han sido 833 millones que es bastante importante, simple y sencillamente en el mes de junio fueron 327 millones de afectación a las participaciones, lo cual sin duda genera conflictos”, expuso.
Pese a esto, dijo Apreza la buena administración que ha impulsado el gobernador, Héctor Astudillo Flores ha permitido cumplir con los compromisos fundamentales, que entre otros son la transferencia a los órganos ejecutores de obras públicas, la transferencia a las unidades administrativas con los que se salvaguardan los salarios y prestaciones de los trabajadores.
El funcionario estatal avizoró un segundo semestre de este 2017, “más restrictivo”, por los recortes que aún faltan y que ya no permite hacer nuevos reajustes al gasto debido a que se encuentran al límite para el funcionamiento del gobierno estatal.
 “Es muy difícil continuar haciendo ajustes porque estamos en el mínimo ya, vamos a esperar, estamos haciendo toda una política para poder incrementare la recaudación, la generación de ingresos propios y esperamos que lo podamos lograr” y con ello dijo ir permeando la crisis que vive el estado.
Reiteró que se trata pues de las consecuencias de la crisis heredada por la administración pasada “porque así nos la dejaron”, y ahora la dinámica es conseguir recursos institucionales que incluyen adelanto de participaciones que se tienen que pagar en un futuro para cubrir “el pasado y el presente”, sostuvo.
En cuanto a las auditorías que instancias como la Auditoría Superior de la Federación, la Contraloría del estado, así como de la Secretaría de la Función Pública y que va dirigido a las principales unidades administrativas que ejecutan recursos, como Finanzas, Educación, Salud, Obras Públicas, CICAEG, y CAPASEG entre otras, que son las que ejecutan la mayor parte del gasto público, indicó.
Por último, enfatizó que pese a las restricciones presupuestales han sacrificado algunos aspectos del gasto corriente para garantizar los sueldos y prestaciones de los trabajadores. (NOTYMAS)

No hay comentarios.: