lunes, julio 03, 2017

Denuncian irregularidades en el Centro de Atención Ciudad Mujeres, en Tlapa



Tlapa, Gro.— Apenas hace dos años, el presidente de la República, Enrique Peña Nieto, cortó el listón inaugural del Centro de Atención Ciudad Mujeres que atiende a casi cinco mil personas al mes, pero en estos momentos atraviesa una fuerte crisis financiera que amenaza con despedir a la mitad de las
trabajadoras.
A estas instalaciones donde se brinda asesoría jurídica y de salud a mujeres en condiciones de riesgo o de violencia, la mayoría son indígenas que acuden para ser atendidos en uno de los siete módulos que operan.
Pero lo que se pretendió como un centro de atención en esta región considerada como una de las más pobres y con mayor rezago social, podría concluir su objetivo ante la falta de recursos públicos, pues enfrentan adeudos salariales y, por ello, existe la amenaza de correr a la mitad de los 60 trabajadores, en su mayoría mujeres.
Desde el viernes los trabajadores decidieron tomar esas instalaciones, que se encuentran a un costado del Cuartel Regional de la Policía del Estado, en demanda de ser atendidos por la Secretaría de Desarrollo Agrario Territorial y Urbano.
Piden que les paguen los adeudos salariales, que datan desde hace cinco meses; prestaciones como aguinaldo, seguro médico y de vida; prima vacacional, utilidades, jornada laboral de 8 horas, pago de horas extras y viáticos y, además, que haya una revisión de la Contraloría al Centro de Atención.
Araceli Hernández, una de las inconformes, dijo que desde la apertura de este Centro de Atención no les pagan puntualmente sus salarios, y que esto incluye a psicólogas, abogadas y trabajadores sociales atienden a mujeres de los 19 municipios de esa región.
Acusaron que ya hubo dos recortes de personal en contra de personas que se inconformaron con su situación laboral, pero advirtió que "no nos vamos a quedar calladas porque es ilógico que siendo un centro de atención a mujeres, precisamente se cometan injusticias contra nosotras".
Se quejaron de la directora de Ciudad Mujeres, Nayeli Ávila Carrera, no las ha querido atender y que, incluso, ya les avisó que habrá un recorte de personal del 50 por ciento, y que también se reducirán salarios a la mitad, y aseguró que en la próxima semana empezarán a pagar los adeudos salariales a las trabajadoras.
Criticaron el trato laboral a las trabajadoras de Ciudad Mujeres de esta región de la Montaña, "justo ahora que se emitió una alerta de género y cuando se necesita que se atiendan a las mujeres maltratadas de esta zona, porque es ilógico y va en contra del propio discurso del gobierno".
Hicieron un llamado a la titular de SEDATU, Rosario Robles Berlanga, para que atienda sus demandas y que se haga una revisión operativa y financiera  a este Centro de Atención, donde "atendemos a cinco mil mujeres al mes, ha sido funcional y para beneficio de las mujeres en riesgo o con problemas de violencia”, aseveró Araceli Hernández. (www.agenciairza.com)

No hay comentarios.: